Despedido por su baja inteligencia emocional

JUN, 20, 2019 | 03:00 - Por La Hora Diario

Andrés Ontaneda

Cuando una persona va en busca de trabajo, prepara su hoja de vida, se prepara para las preguntas técnicas, asiste a la famosa entrevista laboral y rinde sus exámenes de ingreso. Al final de día, esperar la ansiosa llamada de “usted ha sido seleccionado”, es una odisea. Independientemente de la forma cómo logró un individuo un espacio laboral, pesa mucho al tiempo de reclutamiento y selección su parte técnica y es por donde la mayoría de organizaciones realizan su selección de personal.

Cuenta la historia que existía un conquense (oriundo de Cuenca de España), se preparó y logró su título universitario en la rama de derecho, pero más fueron sus ansias de poder que desde muy pequeño anhelaba ser alguien importante, y por encima de todo y todos en el trajinar de la vida logró un alto cargo público. Cumplió su sueño, se sentó en el curul, despidió a quien quiso, gobernó sin ley, y dominó a sus subalternos, en su interior sabía que su dopamina se elevó, su ego se infló como un globo con helio y voló tan alto que se confundió en los cielos.

Al pasar del tiempo, su organización empezó a declinar, la productividad disminuyó, su gente acudía a su trabajo sin ánimo, esquivando a toda costa el contacto con su jefe debido a la falta del control de sus emociones y su narcicismo que se volvió incontrolable y el miedo invadió a cada trabajador.  Sin saber que su globo en los días siguientes reventó. Aquel día regresó la paz en la organización y los niveles de eficiencia laboral mejoraron con el tiempo.

La falta de cultura organizacional hace contratar gente por su alto coeficiente intelectual, pero la despiden por su baja inteligencia emocional. Un viejo refrán dice: “Nadie te va a recordar por tus títulos, sino por tu forma de ser”. (O)

eaontaneda@gmail.com

COMENTA CON EL AUTOR

info@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Viviendo del conflicto

03:00 | | Patricio Valdivieso Espinosa ¿Cuántas guerras se han creado para buscar la paz? ¿Cuántos conflictos se han provocado en nombre de la libertad? ¿Cuántos sueños se han destruido para alcanzar la i

Con aire de pegamento

03:00 | | Juan Aranda Gámiz Nuestra sensibilidad nos arrastra a mirar por la ventana, a girarnos si escuchamos un grito y a ir atentos por la vida, porque es un gesto humanitario estar presente para apoyar y sostener. En esta panorá

Sobreviviendo a la economía

00:20 | | La economía, la principal preocupación según todas las encuestas, vuelve a tomar protagonismo abriéndose camino entre tanta noticia de sobreprecio, tanta corrupción y juicio político.

Basta con dejar hacer

00:15 | | En estos tiempos en que ser optimista se ha puesto de moda entre intelectuales y científicos, hay un hecho que los profetas del progreso insisten en recordarnos.

Generaciones y tecnología

00:10 | | Regalarle un teléfono inteligente a una persona de más de 65 años, es un reto para ella misma, pero mayor es aún para quien tiene que informarle acerca de las capacidades del aparato.

El nudo gordiano

00:05 | | Encrucijada en Educación. Cuatro ministros en dos años y poca solución a problemas. Recordé la leyenda del nudo gordiano: elegido y posesionado Gordias, ofreció a Zeus su carro.