Tenemos derecho a rehacer nuestra vida

JUN, 20, 2019 | 00:20

Colombia
Andrés (16 años)


El 13 de noviembre de 2018 llegué a Tulcán como refugiado después de huir de Colombia. Durante los primeros días, gracias al apoyo de organizaciones internacionales, mi familia y yo recibimos apoyo psicológico, de alimentos y nos ubicaron en un hotel. Sin embargo, con mi familia sentíamos mucho miedo porque nos avisaron que en Colombia nos andaban buscando. Entonces, decidimos salir de la ciudad de Tulcán para tener más seguridad y nos desplazamos muy lejos, a la ciudad de Guayaquil. En realidad, estar en Ecuador ha sido difícil. Un día, personas botaron basura afuera de nuestra casa y nos dijeron que debíamos salir de allí. Hasta ahora no he podido estudiar. Con mis hermanos, hace un mes presentamos el examen de ubicación, pero no hemos tenido ninguna respuesta sobre cupos disponibles y a mis padres les piden que esperemos un poco más. ¡Espero iniciar clases pronto y hacer nuevos amigos!

Como refugiado, tenemos derecho a rehacer nuestra vida y necesitamos su apoyo para superar los obstáculos del camino. 

Más Noticias De Opinión

…Y después del grado, ¿Qué?

03:00 | | Diego Lara León Los meses de julio y agosto coinciden con los grados de bachiller, cientos de jóvenes lojanos culminan su etapa colegial, los padres vemos como aquellos pequeñitos que llevábamos de la mano a su prim

El contacto con extraterrestres

03:00 | | Hever Sánchez M. Desde los tiempos bíblicos ya se habla de apariciones de extraterrestres sobre la faz de la tierra. Se hablaba de extrañas luces que surcaban los cielos y que se aceraban a nuestro planeta, a nuestros volc

Se exige un barrido a fondo

00:15 | | Después de un intenso forcejeo legal ya hay  un Comité encargado de expertos para evaluar a los 21 jueces y 20 conjueces de la Corte Nacional de Justicia (CNJ).

Improvisa y reinarás

00:10 | | A este Gobierno le debemos mucho. Desarticuló una compleja estructura de concentración de poder en el ejecutivo.

El pacto

00:05 | | El cacareado pacto social del Gobierno, a fin de salvarse, es la total entrega del mando a la derecha plutocrática, copada por corsarios del puerto y otros aprendices.