¿Seguimos fingiendo?

JUN, 26, 2019 | 00:10 - Por DANIEL MARQUEZ SOAREZ

Daniel Márquez Soares

Desde el inicio, la gestión del presidente Lenín Moreno se basaba en fingir. Fingir que nadie en su gobierno había sido correísta. Fingir que nadie había conocido la verdadera situación económica del país. Fingir que estaba bien cambiarse de bando apenas uno gana la elección. Fingir que diálogo y complacencia bastaban para que el país saliera del agujero. Fingir que la venia de las oligarquías rentistas y la condescendencia de los grandes medios de comunicación bastaban para garantizar el apoyo de la población. Fingir que el expresidente ya no representa un riesgo y que los ecuatorianos quieren ser gobernados por treintañeritos que juegan con el país a House of Cards entre una aventura empresarial y otra. 

Esa pasión por el fingimiento resultaba risible y lo lógico hubiera sido que, como todas las mentiras y las quimeras, se derrumbara al cabo de unos pocos meses. Pero no ha sido así. Al contrario. Ahora ya no solo el Gobierno del presidente finge sino que más y más sectores se han sumado a la pantomima: empresarios, periodistas, jueces, etcétera. Parece que, en nombre de un supuesto progreso y para evitar supuestas catástrofes futuras, ahora todos, absolutamente todos, tenemos que fingir.

Tenemos que fingir que no sabíamos que nuestra política se financia con dinero de grandes empresas. Que no sabíamos que hay políticos y funcionarios cuyo nivel de vida, al contrastarlo con sus ingresos, desafía la aritmética y la contabilidad. Que desconocíamos que personajes de esta última época señalados como honorabilísimos por la clase rectora no han sido ni son, en absoluto, intachables. Que no nos damos cuenta que de hay procesos judiciales apresurados como parte de una venganza política. Que no sabíamos que los puestos públicos siempre se han repartido como botín entre gente cuyo mérito es ser amigo o pariente de los políticos de turno. 

Pero, ¿hasta cuándo tenemos que fingir? ¿Hasta cuándo debemos celebrar el descubrimiento de lo obvio? ¿Hasta cuándo perdemos el tiempo buscando pruebas de aquello que no requiere pruebas porque es de sobra conocido? A la larga, para salir de este agujero en el que nos metimos necesitamos medidas a muy largo plazo y nada que no sea sincero, construido a partir de verdades, podrá durar.   


dmarquez@lahora.com.ec


 

COMENTA CON EL AUTOR

dmarquez@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

…Y después del grado, ¿Qué?

03:00 | | Diego Lara León Los meses de julio y agosto coinciden con los grados de bachiller, cientos de jóvenes lojanos culminan su etapa colegial, los padres vemos como aquellos pequeñitos que llevábamos de la mano a su prim

El contacto con extraterrestres

03:00 | | Hever Sánchez M. Desde los tiempos bíblicos ya se habla de apariciones de extraterrestres sobre la faz de la tierra. Se hablaba de extrañas luces que surcaban los cielos y que se aceraban a nuestro planeta, a nuestros volc

Se exige un barrido a fondo

00:15 | | Después de un intenso forcejeo legal ya hay  un Comité encargado de expertos para evaluar a los 21 jueces y 20 conjueces de la Corte Nacional de Justicia (CNJ).

Improvisa y reinarás

00:10 | | A este Gobierno le debemos mucho. Desarticuló una compleja estructura de concentración de poder en el ejecutivo.

El pacto

00:05 | | El cacareado pacto social del Gobierno, a fin de salvarse, es la total entrega del mando a la derecha plutocrática, copada por corsarios del puerto y otros aprendices.