Ocaso de los genios

SEP, 18, 2019 | 00:10 - Por DANIEL MARQUEZ SOAREZ

Daniel Márquez Soares

El pasado de nuestra especie está llena de genios sobre los que sabemos muy poco. Ni siquiera sus más afamados biógrafos, convivieron con Alejandro Magno, Galileo, Napoleón o Edison. Lo que se ha recabado sobre ellos podrá decir mucho de sus conquistas, inventos o ideas, pero menos sobre su carácter, forma de ser o de hablar de lo que se pudiera deducir de unas cuantas horas de grabación o de unas pocas presentaciones en vivo de las que hoy son tan comunes. 

Incluso acerca de personajes relativamente recientes, como Einstein, Mao o Tesla, hay muy poco material que permita apreciarlos en directo y, asimismo, esos contenidos suelen mostrarnos a sujetos decepcionantemente humanos. Esta ausencia de información permitía, irónicamente, que resultara muy fácil edificar leyendas que versaban sobre sujetos iluminados, incorruptibles e infalibles. 

Hoy el mundo es despiadadamente transparente. Las supuestas autoridades, sabios o eminencias grises están expuestas a un escrutinio permanente. Es posible acceder a sus intervenciones, entrevistas y conferencias; cada palabra que sale de su boca o de su pluma puede ser contrastada en un santiamén con las mejores publicaciones y autoridades del ramo; cada error, desliz o imperfección es percibido por todos y quedará almacenado para la posteridad. 
El resultado es un mundo sin héroes ni genios. Cada vez que el autor de algún escrito o productor de algún programa empieza a parecernos una suerte de ser superior, basta que empecemos a hurgar su obra y sus pronunciamientos en detalle para concluir que se trata de un humano apresurado y falible más. Como todos nosotros. 

Muchos sienten nostalgia de ese pasado de héroes. No se trata de un tiempo lejano con seres mejores, sino de una época en la que el silencio y la ignorancia permitían que cundieran las mentiras. El presente puede resultarnos cruel; es imposible aspirar a convertirnos en leyendas cuando somos confrontados por la infinidad del conocimiento y nuestra irrelevancia. Sin embargo, también es un excelente antídoto contra la tiranía; la abundancia de información hace menos probable que terminemos entronizando a demagogos y farsantes.


dmarquez@lahora.com.ec
 

COMENTA CON EL AUTOR

dmarquez@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

¡Te ven por encima del hombro!

03:00 | | Patricio Valdivieso Espinosa El derecho, permanentemente ha intentado hacer hasta lo imposible, por mostrarnos a los ciudadanos en igualdad de condiciones; la naturaleza, nos muestra que al inicio y al final de nuestra existencia como seres hu

La calma de la razón

03:00 | | Juan Aranda Gámiz Es improbable que una disputa aclare los términos si no hay una razón ni se sazona con un poco de calma, porque la manifestación surge de la memoria histórica y la reivindicación se s

Otra vez en la trinchera…

03:00 | | José Benigno Carrión M. La palabra cordial y bondadosa de unos buenos y estimables amigos me ha insinuado que retorne a la trinchera, que vuelva al combate, que la hora lo exige. Que vivimos un momento crucial, que las cosas como

Principio y temario para un diálogo

00:15 | | La palabra diálogo está en boga en el ambiente político nacional y se entiende como la única fórmula de encontrar caminos para la solución de los problemas que nos aquejan como sociedad.

Paz

00:10 | | En 1998, dos líderes del Medio Oriente firmaron un acuerdo de paz. Arafat y Netanyahu vieron en el cese de hostilidades la mejor forma de progreso para sus pueblos. Son ya 21 años y aún no existe paz en esos territorios.

El FMI nunca debió haber existido

00:05 | | Hace unos días se produjo  la asamblea del FMI y el BM. Dieron a conocer el informe sobre las ‘Perspectivas Económicas Mundiales’, ajustando a la baja la tasa de crecimiento global dejándola en 3% para 2019 y 3,4% para 2020 y, por cierto, nunca aciertan.