Cumplen promesas a los pies de la Virgen

AGO, 14, 2020 | 03:00

DEVOCIÓN. Devotos de la Virgen del Cisne acuden al Santuario para darle gracias por los favores recibidos.

La pandemia ni las restricciones no impiden a que los devotos de la Virgen del Cisne cumplan sus promesas.

Ángel Chávez es uno de los devotos llegó hasta la parroquia El Cisne acompañado de sus sobrinos para dar gracias a la Virgen por los favores recibidos. Hace seis años luego de recibir el milagro de volver a caminar, empezó a visitarla en el Santuario; comentó que al sufrir un accidente de tránsito quedó imposibilitado, pues las valoraciones médicas indicaban que era muy difícil que vuelva a movilizar sus  piernas, pero dijo que le pidió con mucha fe a “La Churona” y le cumplió.

“Desde allí no puedo dejar de visitarla, aún en las circunstancias que vivimos nos damos modos para llegar porque debemos cumplirle lo que le prometemos. Creo en ella fielmente porque cuando se pide con fe sí cumple”, manifestó Chávez.

Así como él, algunos devotos se han dado cita al Santuario de la Reina del Cisne, la única intención es poder cumplir con sus promesas. La visita la realizan con los cuidados necesarios, debido a que existen restricciones en la parroquia con el propósito de frenar la propagación del virus.

Recuperados

Algunos devotos también llegan a darle las gracias por haberlos recuperado del Covid-19. Desde la Ponce Enríquez, Carmen Tejedor llegó con su esposo e hija hasta los pies de la Virgen para orar y agradecerle por haberlo salvado de la muerte a su compañero de vida en esta pandemia. Esta enfermedad le afectó gravemente con más de 20 días en cama, pero que al final salió vencedor.

Comentó que desde niña acostumbra a visitar a la Reina del Cisne, es una fe que le impartieron sus abuelitos, por cuanto apenas se enteraron que su esposo se contagió se ampararon en ella para que lo sane.

También desde San Miguel de los Bancos de Quito, se dio cita Zoila López para cumplir con la promesa que le hizo a la Virgen para que lo salve a su hijo Franco Armijos, quien luego de haberse recuperado del coronavirus le sobrevino una depresión crítica.

“Mi hijo se quería matar, estaba muy grave, entró en una desesperación incontrolable, solo encontraba paz cuando abrazaba al cuadro de la Virgen del Cisne, por eso he llegado hasta acá para darle las gracias”, expresó López.

Ella junto a su hermana que la acompañó caminaron descalzas desde San Pedro hasta El Cisne, rezando el Santo Rosario y cantando, una vez que arribaron a la Basílica ingresaron de rodillas hasta llegar a los pies del altar donde reposa la Imagen de la Virgen del Cisne. Allí oraron en voz alta por todos los enfermos que se están en sus domicilios y hospitales afrontando esta terrible enfermedad.

Visitas

Los devotos pueden ingresar al Santuario de lunes a sábado, durante 15 minutos, cumpliendo con los protocolos de bioseguridad; no se permite aglomeración de personas. Este 14 y 15 de agosto se cumplen las festividades en honor a la Virgen vía online en la fanpage del Santuario Nacional de El Cisne.

EL DATO

De diferentes sectores acuden familiares y pacientes a agradecerle a la Virgen por haberlos sanado del Covid-19.