Videojuegos un problema al alcance de niños y jóvenes

SEP, 30, 2020 | 03:00

Juegos: Los niños y jóvenes hacen uso de diferentes videojuegos.

Lo juegan los niños y jóvenes. El más común es el Free fire que apareció en el 2017. 

En la actualidad con el avance de la tecnología y al contar con un equipo tecnológico, existe un sinnúmero de entretenimientos para niños y jóvenes que podrían afectar su comportamiento emocional. Uno de ellos, son los videojuegos en línea que ahora están de moda en los dispositivos móviles.

La cuarentena no solo afectó económica y emocionalmente a las familias, sino también fue el espacio propicio para que los niños y jóvenes estén más entretenidos en videojuegos y entrenamientos, que a la larga tendrían sus consecuencias. “Mi hijo de 12 años no sé cómo, pero es adicto al Free fire, lo veo con el celular en la mano y mientras juega conversando con amigos en línea, e incluso a veces se comporta un poco grosero”, dijo Anita R., madre de familia.

Ella, le ha visto jugar día y noche, en sus horas libres, pero no entiende cómo puede existir tanta concentración para el juego y no así para sus estudios que empezó hace un mes, vía virtual. “Como tiene el teléfono propio, en ocasiones en vez de hacer los deberes se pone a jugar con su primo y eso sí me molesta como madre, porque descuida su tarea y puede a futuro cambiar su comportamiento que hasta ahora es normal”, recalca.

Patricia Gutiérrez, psicóloga clínica, alegó que los videojuegos aparecieron en el año 50, sin embargo, con el pasar del tiempo y con el avance de la tecnología estos han ido tomando fuerza al punto que hoy existen los videojuegos en línea. “Sin embargo, debemos señalar que existen los pro y contras, según los estudios, por un lado pueden permitir a los chicos fortalecer temas cognitivos y desarrollar ciertas destrezas; y, por otro lado, son dañinos porque la persona puede hacer una adicción y generar un cambio brusco en su vida”. Todo juego debe ser controlado y vigilado por los padres de familia, de acuerdo a la edad.

Señaló que el free fire está diseñado para adolescentes de más de 16 años, debido a que tienen mayor madurez cognitiva y son más analíticos en lo que les conviene o no. El problema es cuando son menores a esa edad y no toman los correctivos causándoles riesgos. Quienes practican demasiado tiempo juegos de matanzas, agresiones y violencia se vuelven insensibles y empiezan a entender que la única forma de resolver los conflictos, es mediante la violencia.

La adición se vuelve cuando la persona dedica varias horas a estos juegos y descuida su imagen personal, se despreocupa de sus estudios, esto durante el último año. “Cuando un padre observa que no existe un autocontrol, no respeta los horarios y lleva más de seis y nueve horas jugando, es preocupante y algo debe hacer para que deje el vicio”, agrega la especialista.

Exhortó a los padres a acompañar a los hijos en sus juegos, y en cada uno, preguntarle por qué juegas?, por qué te gusta?, sabes cuál es el impacto?, la idea es conversar y poner los limites. Además el uso del teléfono debe ser únicamente para el tema educativo y no para entrenamiento.

EL DATO

Quienes están más propensos a los juegos son los chicos de 10 años en adelante hasta los 22 en su mayoría.  Piden control a padres.