Jardines del Punzara, personas continúan invadiendo terrenos

DIC, 01, 2020 | 03:00

Situación: Terrenos actualmente están invadidos por personas ilegalmente.

Pese a los pedidos de desalojo, ciudadanos continúan en los terrenos. Autoridades hablan de invasiones.

En problema en el proyecto “Jardines de Punzara”, que impulsa la municipalidad del cantón desde el 2019, al parecer no tiene todavía una solución, frente a las decenas de personas que han decidido tomar posesión de los terrenos aduciendo ser socios de la Cooperativa Once de Julio, la cual vendió los predios a la Empresa Municipal de Vivienda de Loja (Vivem-Loja), el año anterior.

Ausberto Zúñiga, exgerente de la Cooperativa Minera Once de Julio, agregó que la organización surgió en la provincia de Zamora Chinchipe, en Nambija. En 1994 se reorganizaron y con el trascurso de los años se legalizó con un determinado número de socios, de los cuales, ninguno de los que dicen ser sindicados fundadores y que ilegalmente ocupan los terrenos municipales, constan como tal. Posterior hicieron un reglamento interno para darle vida a la agrupación y determinar el uso de los aportes que voluntariamente entregaban para bien de toda la agrupación.

Al inicio, lo recaudado lo distribuían entre los socios y luego decidieron invertir ese dinero en la compra de bienes inmuebles.  Fue allí donde compraron el terreno, edificio de la cooperativa, una ferretería y tenían planeado instalar una gasolinera, sin embargo, el dinero no les alcanzó para esta última.

Los terrenos fueron adquiridos en el año 1999, únicamente para los 548 socios que en ese tiempo estuvieron reconocidos legalmente. Posterior empezaron a darle vida a la tierra, iniciaron a construir una vía y aplanar, debido a que tenía una pendiente bastante prolongada e irregular.

Posteriormente fueron excluidos otro grupo de personas que no querían aportar para el pago de impuestos, mejoramiento de los terrenos y otros gastos propios de la cooperativa. Dijo desconocer el número de personas que fueron borradas, pero supone que fue legal el proceso. Años después, decidieron en asamblea con más de 350 socios, poner en venta estos bienes que hoy son de propiedad del Municipio de Loja.  

A su criterio, esos socios excluidos no serían quienes ahora reclaman o están instalados en los predios de la municipalidad, sino quienes antes vendieron sus derechos o incluso quienes pasaban en Nambija y piensan que pueden sacar beneficio personal. Como expropietario, alegó que no es su potestad pelear por los predios, sino será la municipalidad quien decida si desaloja o no.

Dejó claro que la compra-venta de este terreno es legítima. De igual forma, aclaró que hasta mayo de 2019 nadie residía allí, los invasores datan desde hace un año, principalmente desde la cuarentena. La mayoría de construcciones (casas, cercas) son nuevas, es decir de menos de un año. 

Municipio

Patricio León, gerente de la Empresa Pública Municipal de Vivienda, manifestó que poco a poco se transparenta la compra del terreno, no porque lo diga el Municipio, sino los criterios jurídicos de los conocedores de la ley. “Con el pasar de los días se va desenmascarando a quienes ocupan estos terrenos, principalmente quien lidera, la cual es una persona que tiene juicios pendientes por usurpación e invasión de terrenos”, dijo.

También aclaró que el proyecto “Jardines de Punzara” avanza, no es que está estancado. En esta semana inician los trabajos de reapertura de vías a cargo de la compañía Sarmiento-Correa, la cual tendrá 120 días de plazo, a partir que inicien las labores. A la institución le cuesta 278 mil dólares esta edificación.

León pidió a las personas invasoras a renunciar a sus pretensiones para avanzar en el proyecto, caso contrario serán desalojados porque no tienen ninguna figura legal que les acredite como propietarios de esas tierras. “Queremos que se retiren pacíficamente y formen parte de nuestro terreno, adquiriendo un cupo para una vivienda, pero de forma legal. Las puertas están abiertas y siempre estaremos abiertos al diálogo”, finalizó.

EL DATO

Según datos del Registro de la Propiedad, el terreno no registra gravamen alguno.