“Loja la ciudad más racista del país”

ENE, 22, 2021 | 03:00

PERIODISTA. Para Julio Guamán la comunicación social se debe ejercer de manera democrática.

En Loja falta mejorar las condiciones para la Comunicación Social. La educación intercultural bilingüe no solo debe ser un membrete.

Julio Guamán es un comunicador del pueblo Saraguro, un profesional muy reconocido en la provincia de Loja. Actualmente presenta el programa La Minga, en Radio Municipal del cantón Loja. Durante años ha trabajado en varias radios de la localidad y en el mundo de la televisión. Así mismo es fundador del periódico La Minga que recoge información de las parroquias rurales. Y en la jurisdicción San Lucas es propietario de Chaski Visión.

Guamán nace hace 54 años en la comunidad de Pichik de la parroquia San Lucas, hijo de José Francisco Guamán y María Ricarda Salto, quien recuerda con gratitud por haberle inculcado por el camino correcto, y dice que desde el cielo le están guiando. Estudia en la escuela Rumiñahui, hasta el cuarto curso en el colegio Bernardo Valdivieso, culmina el Bachillerato en el Instituto Superior Tecnológico Saraguro. Se gradúa como Comunicador Social y en Jurisprudencia en la Universidad Nacional de Loja.

Julio Guamán recuerda que, parecía que nunca iba hacer un profesional debido a provenir de una numerosa familia, es el noveno hijo de los 12 hermanos, además, porque sus padres no poseían recursos económicos suficientes. Se somete al Ejército ecuatoriano y una vez culminado se dedicó de lleno a los estudios universitarios. Él se forma ahí, aprende a ser ordenado y no vulnerar los derechos de otra persona.

En su época tres personas del pueblo Saraguro ingresaron al Ejército ecuatoriano: Manuel Medina, Julio Guamán y Polibio Vácasela. Se identificaban por el cabello largo y siempre pagaban los tres si algo estaba mal presentado. En este contexto, quisieron cortarse el cabello para mezclarse entre la multitud del curso, pero el mismo superior negó la posibilidad y los golpeó con un palo en la cabeza. Guamán comenta que desde ahí valora su cultura, pero seguían sufriendo el racismo y no solo en el Ejército, también en la Universidad, escucha decir que los indígenas sólo servían para sembrar las papas por ser originarios del sector rural.

Luego recibió insultos por un Juez por haber ingresado a una Corte de Justicia con su sombrero y su poncho (vestimenta de los Saraguros) por violar la Constitución, en este marco ilegal tuvo que demandar, a raíz de aquello le reconocieron en Loja. También los mismos periodistas de la ciudad fueron indiferentes cuando se presentaba para cubrir la rueda de prensa, pero con perseverancia ha logrado ser reconocido y tomado en cuenta en diferentes lugares de la provincia y el país.

¿Cómo nació el anhelo de formarse cómo Comunicador Social?

Bueno, porque es una carrera bonita. Usted como periodista hoy me está entrevistando, mañana puede estar con el presidente de la República, Ministro, Alcalde, Prefecto o con una persona mendiga. Se relaciona con toda clase de personas y en el transcurso había pensado que debería ser así y se debe estudiar al servicio, por ejemplo, hoy vengo ayudando a una señora en Saraguro, porque quiero hacer algo social. Bueno, desde ahí me nació, dije quiero estudiar Comunicación Social y empecé, yo creo que nada es imposible, todos podemos solo debemos decidir y ser perseverantes.  Yo he logrado obtener el título y para empezar como indígena y venir del sector rural es muy complicado, pero de todas maneras sí se puede.

¿Fue difícil estudiar y trabajar al mismo tiempo? Lo digo por provenir de una numerosa familia y sin recurso económico alguno que ayude a solventar las necesidades que requiere la misma.

Por supuesto. Le comento, para ir al Ejército no tuve dinero, mi madre me mandó en ese tiempo tres mil sucres, con eso pude sostenerme hasta unos seis meses. Luego, en la Universidad ya no tenía a mi madre, pero a mi padre sí, pero no tuve ningún apoyo de ellos, tenía que trabajar para seguir estudiando. Si usted tiene esa experiencia va a darme la razón y va decir si es verdad. En ese momento uno aprende a valorar el estudio, porque si usted está trabajando y estudiando y pierde un año, entonces dirá he perdido mi plata. ¿Cuánto he perdido? Entonces uno a veces tiene que ser muy complejo, me quedaba hasta las dos, una de la mañana y a veces teníamos que amanecer. Es bien complicado, pero perder un año sería fatal.

¿El racismo en Loja, en su época de estudiante cómo fue?

Totalmente arraigado, si usted ha visto mi proyecto de tesis ese tema es escogido justamente para la Licenciatura de Comunicación Social. Cuando inicié me decían que yo era un cholo, un indio, soy un Pachacútec, bueno de todos los términos. Me decían mira ese cholito, mire ese Pachacútec con la cámara, nunca habían visto un indígena haciendo cobertura, eso tenía que sufrir inclusive de los mismos compañeros de San Lucas. Venía a tomar una foto porque tenía que hacer unas pasantías, quería hacer algo de las costumbres del pueblo Saraguro, y decían no, no puede tomar una foto porque decían que: está yendo a vender, están enviando a otros países y sacan plata.  A veces tenía que dar una cola con pan para decirle que dejen tomar la foto, necesito para esto, pero no entendían, era bien jodido estudiar.  Ahora la gente poco a poco se está dando cuenta, no en su totalidad, pero ya hay una aceptación por lo menos. Y en Loja no hay nada que decir, era bastante. Ahora en los medios de comunicación yo le digo públicamente que, nosotros estamos a un mismo nivel de cualquier mestizo o de cualquier autoridad y no se tiene por qué humillar, una vez le decía a un exalcalde de Loja, usted ha estudiado en la misma Universidad, porque tiene que humillarme.    

¿Cree que ha cambiado el racismo en Loja? Porque hace unas semanas dio a conocer sobre las expresiones de un taxista, que los indígenas deben estar cuidando vacas y que solo para eso sirven.

Justamente, ahora de alguna manera ha mejorado, pero mucha gente, especialmente cuando ven la gente del campo lo tratan de discriminar y dicen esto no sabe nada y tratan como ellos quieran, si uno está conduciendo un vehículo en la ciudad piensan que solo ellos son dueños. Lo que acaba de decir, tuve un problema, usted sabe que los taxistas son apurados, estaba (el semáforo) en rojo en la avenida Universitaria y de atrás me pitaban, entonces si estoy en rojo no puedo pasar, eso fue la raíz para que me insulten, me dijo: cholo, indio… -mire usted- no puedes estar acá, te han regalado la licencia por eso me cruzó el carro. Yo no le hice caso, pero más abajo me siguió y tomé una foto y le pasé al Presidente de la Unión Provincial de Taxistas y le dije esta clase de personas tienen, no sé cómo se llama el conductor, pero es de tales placas, me llamó y dijo que van a llamarle la atención y más tarde cuando yo estuve yendo a la Radio (donde laboraba) me llama el Gerente y el Presidente para pedir disculpas, entonces dije… conversemos, cuando vinieron a pedir disculpas yo dije disculpe, pero con Usted no fue, que dé  la cara el mismo, así como me insultó que venga y ahí pidió disculpas públicas. Dijo que él tiene familiares Saraguros, creo que teniendo familia conoce muy bien y no debe insultar. No puede ser posible. No se puede callar. Se debe denunciar a las instancias que hay para ir frenando. A lo mejor a mi algo me respetan, pero no en su totalidad digo de algunos gremios como en estos casos pueden seguir habiendo, pero si nosotros dejamos, seguimos siendo cómplices para que siga habiendo racismo en la ciudad.

Loja es la ciudad más racista del país y cuando hablamos que Loja es doblemente cultural, doblemente universitaria y que sea más racista. Yo he dicho en algunos medios cuando me han invitado nos falta a todos los periodistas difundir, por ejemplo, cuando vienen de otra provincia a visitar a La Churona (Virgen del Cisne), entonces no solamente viene el que tiene plata o los mestizos, vienen indígenas de otros pueblos, quizá de pronto no tenga su educación y los traten mal, entonces dirán que en Loja tratan así. Alguna vez hubo un trato malo de un exalcalde, entonces se redujo la visita de turistas, todo eso influye, por lo tanto ahí el rol del periodismo. 

¿Alguna vez se ha avergonzado de ser indígena?

Nunca. Nunca por eso en la Universidad me decían a mí.  ¿Por qué te pones el pantalón corto? ¿Por qué no te cortas el pelo para que estés igual que nosotros? Decía no. Esa es mi identidad, inclusive yo tengo mis documentos con sombrero, la cédula de identidad y licencia de conducir. La primera vez que me fui a cambiar la cédula, en el Registro Civil me dijo, usted sáquese el sombrero. Dije disculpe, usted cómo me puede identificar, ahora cualquiera se puede hacer crecer el pelo y pueden decir que es indígena, pero a mí me van a poder buscar porque ando como mi sombrero, esa es mi identidad, entonces creo que nosotros mismo tenemos que ir valorando. Ahora mucha gente de Saraguro, especialmente a escala nacional, estamos trascendiendo estas cosas a diferencia de otros pueblos y culturas.

EL DATO

“Soy afiliado a la Unión Nacional de Periodistas (UNP), pero de todos los problemas que he tenido, puesto en conocimiento de ellos hasta el momento no he tenido ningún respaldo”.

TOME NOTA

“Un comunicador que entre en la política y vuelva a ejercer, no va tener la misma credibilidad”.

PROYECTO. Guamán tiene previsto instaurar un canal digital en Loja.

Más Noticias De Noticias

Carnaval se tiñó de sangre en Los Ríos

Martes, 16 de febrero de 2021 | | Un muerto y un herido fue el resultado de un atentado ocurrido en el cantón Ventanas. Redacción Quevedo La detonación de un arma de fuego alertó a los moradores de las calles Pacifico Gordillo e Ignacio Ibarra. A