Secciones   /   Policial

Parque Bolívar convertido en zona de prostitución en complicidad con hoteles

ENE, 28, 2021 | 03:00

Zona: La presencia de personas realizando actividad de prostitución es visible en el parque.

Hay más de una decena de mujeres dedicadas a la prostitución en esta zona. Existe un incremento de más del cien por ciento.

Una minifalda, un escote y tacones, son utilizadas por estas personas dedicadas a la prostitución clandestina en los lugares públicos para llamar la atención de los clientes que buscan un momento de placer. Durante el día y noche, es notable y visible la presencia de estas ciudadanas a lo largo de los espacios públicos.

Durante la pandemia este problema tomó fuerza en Loja, principalmente en el parque Simón Bolívar. Antes ya existía el inconveniente en este sector, sin embargo, en la pandemia con el cierre de los centros de tolerancia se aumentó considerablemente, al punto que es común observar en el día y noche este tipo de personas ofreciendo sus servicios sexuales.

Los hoteles y hostales de los alrededores de este parque serían utilizados para esta actividad diaria. Los costos de las habitaciones irían entre 5 y 7 dólares, unas serían rentadas por horas y otras únicamente ya tienen contratos de forma mensual, debido a que son espacios pequeños adecuados que no tienen mayor comodidad, más que una cama y un baño. Cada persona cobraría entre 5 y 10 dólares por estos servicios, al final, el cliente terminaría pagando un total de 10 y 15 dólares.

Otra de las modalidades también es el abordaje en vehículos, es decir los clientes pueden negociar y trasladarse con la mujer a un lugar privado sea a moteles, viviendas particulares o departamentos alquilados. Esto es visible en la Avenida Universitaria, Colón, José Antonio Eguiguren, 18 de Noviembre, es decir en los alrededores del parque. 

Para Germania Morales, presidenta del barrio 18 de Noviembre, manifestó que la presencia de mujeres y personas trasngénero creció desde el 2020, tras la pandemia que azota al país. El cierre de los centros autorizados para esta actividad, hace que decenas de personas dediquen a la venta de su cuerpo en las calles, a cambio de dinero para subsistir en esta crisis económica.

Antes, según la presidenta no había muchas trabajadoras sexuales, ahora hay pandillas de mujeres que se ubican a lo largo del parque. Allí es visible encontrarles porque traen puestas ropa liviana, lo que es fácil de diferenciarlas. 

A su criterio, los hostales son los cómplices de esta actividad, invaden el permiso de funcionamiento y dedican al alquiler. “Nuestro llamado a las autoridades es controlar para evitar que más personas hagan uso de estos espacios privados, sin las medidas de bioseguridad, más ahora en pandemia. Aquí también existe el problema de salud, no hay controles y la mayoría podrían estar infectadas con enfermedades de transmisión sexual, porque estas no se realizarían un chequeo médico”, dijo.

Finalizó que han mantenido reuniones constantes con las autoridades del Municipio para acabar con el problema, pero pese al constante trabajo, sigue latente. Una de las medidas de la municipalidad es la ubicación de una feria de artesanías para ganar espacio en el parque durante el día, pero en la noche es imposible erradicar el inconveniente.

EL DATO

En esta zona existe inseguridad en la noche, porque no solo hay prostitución sino venta de sustancias estupefacientes, riñas, peleas y drogadicción.