En el Zoo

FEB, 19, 2018 | 00:05 - Por Pablo Escandón Montenegro

Pablo Escandón Montenegro


Guayllabamba es tierra de aguacates para el locro, de chirimoyas y de limas. Y el atractivo mayor es el zoológico, un espacio que cada vez tiene más visitantes que respetan a los animales y al lugar.

Ver la expresión en la cara de los niños cuando por primera vez admiran un león, un jaguar o un oso de anteojos, es confirmar que aún nos queda esperanza para el asombro.

Las preguntas más básicas siempre son las más difíciles de contestar, como cuando el león quiere ‘montar’ a la leona y los niños preguntan por qué la hembra le rugió. Y de manera instantánea surge un flash mob no programado cuando todos los niños rugen, fingen sacar sus colmillos y muestran sus manos como pezuñas con garras.

Las salas del mirador son espacios interactivos para explotar las sensaciones, principalmente el tacto: pieles, escamas, garras, que simulan características de los animales, y una forma de concienciar a los adultos por medio de los niños en la conservación de la naturaleza y el respeto a la fauna silvestre.

El Zoo de Guayllabamba es más que un paseo para ver animales, es una experiencia familiar para quienes no somos aventureros por falta de tiempo, pereza, habilidades y actitud. Visitar el Zoo es, además, dinamizar una localidad y potenciar la memoria, ya que los pequeños quieren conocer de cuando fuimos niños y veníamos a estos lares.

Salir de casa siempre es una aventura, porque dejamos el espacio de comodidad, nos enfrentamos con nuestra pequeña comunidad familiar durante el viaje, y nos volvemos inventivos, divertidos, regañones, pero sobre todo, compartimos el viaje aunque sea solo a Guayllabamba.

En el Zoo se aprende siempre. Es un lugar que no pierde el encanto de entregarnos algo nuevo en cada visita. Es como un museo vivo donde se puede correr, gritar, saltar, reír; donde todos volvemos a ser niños, donde surge nuevamente nuestra capacidad de asombro.

Cuando tenemos contacto, aunque sea visual, con los animales, volvemos a ser naturales, a ser esos otros animales que respetan a los otros.

 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected] @pabloescand

Más Noticias De Opinión

El cierre de El Nacional

00:16 | | El Nacional, un emblema del periodismo venezolano y latinoamericano, ha dejado de circular en papel después de 75 años...

¿Por qué importa la Corte Constitucional?

00:14 | | ¿Qué es la Constitución? ¿Por qué nos debe importar? Cuando se organiza un Estado se necesitan reglas...

Europa en llamas

00:12 | | Es un libro, escrito por el catalán Josep María Mundet en 1939, que narraba los sucesos de la Europa de la Segunda Guerra Mundial.

Viernes negro…

00:10 | | ‘Black Friday’ es una mala palabra que atenta en contra de la convivencia humana y alimenta salvajemente el consumismo aberrante que hace tiempo ya nos ha invadido...

Viajes al Asia

00:08 | | Desenmarañar el endeudamiento con China es más complicado que pronunciar el apellido del tercer vicepresidente que se cambia en 18 meses...

Ley de comunicación

00:06 | | El escenario ideal es la derogatoria de la Ley Orgánica de Comunicación (LOC), sin embargo su imposibilidad por la falta de votos en la Asamblea...

Otro rumbo a la educación

00:04 | | El actual ministro de Educación, Milton Luna (del ‘Contrato Social de la Educación’) desde su trinchera de editoriales...

Educación y felicidad social

00:02 | | Las sociedades y los estados de América Latina y el Caribe necesitamos fortalecidos y empoderados sistemas de educación para enfrentar los desafíos críticos de este siglo.

GALERIA DE VIDEOS