¿Quién gana con el descalabro?

FEB, 17, 2019 | 00:10 - Por Ugo Stornaiolo

Ugo Stornaiolo

Que el Gobierno ha perdido toda credibilidad al cumplir un año y nueve meses de gestión, es una verdad inocultable. Que la Presidencia de Lenín Moreno debe mucho y ha hecho poco, también. Encuestas serias, como la de Cedatos, señalan que debe haber puesto a trabajar a más de un asesor en Carondelet. El 70% de ecuatorianos está preocupado por el país. En mayo de 2017 (al inicio del Gobierno), era de 43,6%. En agosto de 2017 la aprobación de la gestión de Moreno era del 77%. Hoy la desaprobación al mandatario es de 60%. 

¿Qué mismo es el gobierno de Moreno? Una mezcolanza de ex revolucionarios, empresarios de derecha, gente que bailó con el correísmo (los de Ruptura de los 25) y otros que no niegan sus vínculos, justificando que “Correa era una cosa al principio y después cambió”. 

Es un gobierno que nació del desastre de Alianza PAIS que, desde entonces, dejó de ser una agrupación orgánica. Muchos desencantados se han alineado a grupos políticos electoreros y otros, los más recalcitrantes, optaron por RC lista 5, partido del hoy preso Iván Espinel y que acoge a personas con rabo de paja, que fueron beneficiarios de la “década del terror”.

Con los decretos 660 y 662 el régimen quiso recomponer las fichas, asignando funciones al vicepresidente y organizando gabinetes estratégicos para manejar áreas específicas. El resto, muchas ofertas incumplidas y solo algunos proyectos, que se presentan los lunes de noche.

Y mientras “el gobierno de todos” da palos de ciego, los correístas atacan y se regodean con cada paso en falso. Hablan de que, con el Decreto 660, quedó sin funciones el mandatario, señalando que hay un vacío de poder, subsanable con la convocatoria a elecciones presidenciales. 

Si, como quieren los correístas, el Consejo de Participación Ciudadana escogido en las urnas, favorece a candidatos afines al ex presidente, no solo cubrirá las espaldas de los grandes negociados y corrupción de la década anterior, sino que podrá hacer y deshacer en las funciones del estado y con los nombramientos de autoridades de control y de fiscalización. ¿Quién gana con el descalabro?

ugostornaiolopimentel@gmail.com

COMENTA CON EL AUTOR

webmaster@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

¿Es enriquecedora esa ‘cultura’?

00:15 | | Algo no va por buen camino. En casi ningún espacio público, incluidos medios de transporte, escuelas, clínicas y hospitales, restaurantes, centros de trabajo, plazas y parques deja de estar un celular en manos de personas de todas las edades, en particular de niños y adolescentes.

Adaptarse o morir

00:10 | | Como catedrático de periodismo enfrento una realidad que estremece: la falta de curiosidad que demuestran mis estudiantes y colegas.

Renovar la educación

00:05 | | Por tercera semana consecutiva toco en esta columna el tema de la educación, insisto en un aspecto de su renovación, el cual, aunque parezca paradójico, estriba en el rescate de aspectos constitutivos de nuestra tradición nacional.