¡A subirse al ‘tren’!

JUN, 27, 2019 | - Por Ronald Campoverde Laje

Por: Ronald Campoverde Laje

En contraste con los ‘medios de masa’, la revolución digital ha permitido la irrupción de una nueva ‘masa de medios’. El periodismo ciudadano, la híperlocalización y los nuevos puestos de trabajo son algunos de los temas que hay que tomar en cuenta, considerando los profundos cambios que se producen en el contexto de esa revolución digital, frente al cual los periodistas no podemos quedar al margen.

Hay una sencilla frase que bien podría resumir el panorama que atraviesan en el presente los medios tradicionales y los nuevos que están surgiendo: “Es mejor subirse al tren aún sin saber a dónde vamos, antes que quedarse varado en el desierto”. 

Según Sandra Crucianelli, en su libro ‘Herramientas digitales para periodistas’, elaborado para el Centro Knight para el Periodismo en las Américas, el actual escenario no podría ser mejor. Y es que aunque algunos lo ven como caótico, más bien cree que es un momento de grandes oportunidades.

Ella destaca que cada vez hay más periodismo abierto y participativo, reporteros haciendo hincapié en las historias locales, ciudadanos comunes que colaboran con los periodistas compartiéndoles noticias por la vía del teléfono celular, blogueros que comienzan a ganar dinero independientemente de la venta de publicidad, redes sociales en las que se habla de todos y de todo. Nadie se calla. Todos quieren expresarse, contar sus ideas, debatir… 

Los medios tradicionales están conscientes de eso, por eso comienzan a ponerse al día para no perder el tren; se suben a Facebook, a Twitter, a Instagram, quieren tener presencia y posicionar sus marcas alcanzando mercados donde nunca antes habían llegado. Pero a veces pierden terreno, sin saberlo. Las personas no hablan con marcas, sino con otras personas y por eso la figura del periodista adquiere otra dimensión: ha dejado de ser un desconocido.

Hace algunos años, un periodista gráfico podía pasar décadas sin que su audiencia le conociera el rostro. Hoy sus lectores saben cómo luce, qué piensa y hasta cómo festeja su cumpleaños en familia.

Cambian las relaciones entre periodistas y público, pero también cambian los contenidos. No tiene caso insistir con los contenidos de siempre cuando el entorno no es el de siempre.

Por ejemplo, el periodismo de investigación de los 90 era un sello de la buena prensa. Hoy en día los ciudadanos con problemas comunes investigan hechos que los afectan y difunden su mensaje por todas las vías a su disposición.

En los nuevos medios un periodista debe tener habilidades especiales; los mandos medios como tales casi no existen y la figura del jefe se desdibuja. Más que jefes, hay líderes.

COMENTA CON EL AUTOR

diariolahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

La encrucijada nacional

00:15 | | Los economistas se rompen la cabeza, mientras los aficionados ofrecen todo tipo de soluciones – unas creativas, otras trilladas; muchas populistas.

El Estado doblegado

00:10 | | Los ecuatorianos solemos avanzar cien pasos para luego retroceder noventa y nueve.

Ciegos

00:05 | | Los ilustradores otomanos que están a órdenes del sultán turco, en ‘Me llamo rojo’, de Orhan Pamuk, son activistas políticos, pues sus trazos, colores y formas preservan la tradición pictórica oriental y lo que dictan los preceptos religiosos de no hacer idolatría.