Pasividad social

AGO, 18, 2019 | 00:14 - Por MARIANA VELASCO

Mariana Velasco

Vivimos atrapados en una telenovela. Desde que la Fiscal General del Estado lidera la investigación en el caso Sobornos 2012-2016, cuyos indicios vinculan al exmandatario por encabezar una red de sobornos, al receptar dinero de empresas contratistas del Estado para sus campañas electorales, día tras día la opinión pública, entre absorta e incrédula, se empapa de nuevos hechos sobre los imputados.

El capítulo final parece lejano. En Ecuador pocos se atreven a imaginar cuál será el nuevo horizonte tras la lucha anticorrupción. ¿Qué la empresa Odebrecht admitiera haber pagado 800 millones de dólares en sobornos a gobiernos de distintos países, deja un escenario moralmente devastador para el país y para todo el continente. ¿Qué viene después?

Buena parte de los ciudadanos reconocen que la Fiscalía se ha convertido para la ciudadanía en adalid de la justicia. Su labor es la revancha anhelada del pueblo contra los políticos indecentes. Pero también es el blanco de ataques. Tras bambalinas, la pandilla se organiza y hace campaña para lograr que las personas piensen que los malos son los fiscales que investigan. A veces lo consiguen.

El quiebre de la confianza es generalizado porque todos se victimizan. Como ciudadanos, debemos cuestionarnos por qué la acción civil, la protesta, la calle y otras alternativas de cambio, no ocupan el lugar protagónico para minar los cimientos de la corrupción como engreída del poder político y enfermedad crónica de las jóvenes -viejas democracias latinoamericanas.

El otro lado de la corrupción siempre será la pérdida de derechos sociales, la precarización y la miseria de los que menos tienen. Las lecciones que dejan un exvicepresidente, cuatro o cinco exfuncionarios en la cárcel, debería ser la medicina necesaria para convertir la indignación en acción.

mavetapia@hotmail.com
 

COMENTA CON EL AUTOR

mavetapia@hotmail.com

Más Noticias De Opinión

Maduro muestra los dientes

00:14 | | Otra vez reina la tensión entre Colombia y Venezuela, por las amenazas vertidas por el régimen dictatorial de Nicolás Maduro.

El garrotazo

00:12 | | Como todo se llega a saber en esta vida y en tiempos de redes sociales, aún más, es inevitable decir que en los registros de Internet hay la mayor guía audiovisual de lo imaginable y también de lo inimaginable, sobre todo de aquellos disparates de la política criolla, esa que supera el Macondo de García Márquez en la parte circense. 

Un barco al garete

00:10 | | Que el Gobierno de Moreno es un barco al garete poco se duda. Que algunos personajes del círculo cercano manejan su propia agenda y encuestas, para seguir disfrutando del poder, tampoco. Es innegable que el asesor Santiago Cuesta era una piedra en el zapato para muchos de ellos. 

Predecir el futuro

00:08 | | Tome en cuenta que la opinión pública es efímera y cambia permanentemente. Los electores están sujetos a un sinnúmero de estímulos que les hacen cambiar de actitudes durante el proceso electoral.

¿Y lo robado?

00:06 | | La salida en libertad del máximo ex dirigente del fútbol ecuatoriano, sentenciado por lavado de activos y cobro de sobornos, grafica el panorama de impunidad en que se desenvuelven las leyes y el sistema heredado del correísmo.

Ecología integral: el sueño común

00:04 | | En la PUCE de Quito se escucharon los gritos de la madre Tierra dichos desde cada región de Ecuador y  también los susurros y la lucidez poderosa de sus defensores, unidos por el pulmón de los pueblos amazónicos del Planeta.

Feminismo plural e inclusivo

00:02 | | Es necesario identificar caminos e ideas para repolitizar el feminismo y los movimientos sociales en torno a una visión de justicia que se inserte en el día a día a través de la praxis.

COLUMNISTAS