Secciones   /   Policial

Cuatro hijos en la orfandad

OCT, 19, 2019 |

Detalles. La esposa de la víctima espera que se haga justicia en este caso.
Detalles. La esposa de la víctima espera que se haga justicia en este caso.

Redacción QUEVEDO

24 horas después de que Óscar Emigdio Pinargote Loor recibiera dos tiros en la cabeza por parte de dos antisociales, su cuerpo fue velado en casa de sus familiares en la parroquia Siete de Octubre.

Al ingreso de la sala de velación estaba sentada ‘Doña Celina Guerra’. Miraba desde lejos el cofre donde reposaban los restos de su esposo. Se la veía calmada pero pensativa. Intentaba contener el dolor que la invadía por perder a su pareja con quien llevaba 24 años.

Muy cerca la acompañaban unos amigos. Le daban consuelo. Buscaban las palabras más confortables para darle tranquilidad. Sus lágrimas no dejaban de rodar en sus mejillas.

Con un hablar pausado contó que la mañana del jueves  su esposo le había comentado que tenía un fuerte dolor de cabeza producto de una herida que tenía en la cabeza. Eso tras un accidente registrado en horas laborables, hace dos semanas.

“Yo le dije que no vaya a trabajar pero él era responsable, por lo que decidió ir. Yo no supe de la tragedia hasta que llegué del mercado y unas vecinas me vinieron a dar las condolencias. Aún así no les creía pero cuando me enseñaron las fotos que circulaban en las redes sociales me descompensé”, relató la mujer.
 

Consternación

Óscar Pinargote llevaba 16 años laborando como calificador de cacao en la exportada Manobanda del cantón Quevedo, pero también colaboraba con la agencia que se encuentra en Ventanas.

Y fue precisamente en uno de sus viajes cotidianos en que cuatro sujetos lo interceptaron a la altura del recinto Lechugal donde le dispararon para arrebatarle el dinero. Iba junto a su compañera Doris Hidalgo quien salió ilesa.

Los antisociales le propinaron dos tiros en la cabeza y lo dejaron agonizante. A pesar de recibir los primeros auxilios en el hospital Jaime Roldós Aguilera, de Ventanas, no sobrevivió al llegar hasta el hospital del IESS en el cantón Babahoyo.

Para ‘Doña Celina, eso fue la ‘gota que derramó el vaso’, por lo que les solicitó a las autoridades que intervengan ante la crecida delincuencial que existe al momento.

“En esa vía a Ventanas existen muchos robos. Ya hace un mes y medio les habían robado. Deberían patrullar constantemente para evitar alguna desgracia como la que ya se registró”, detalló la mujer.

Para la mañana de hoy está previsto que se lleve a cabo el sepelio del hombre que dejó en la orfandad a cuatro hijos; una de ellas aún menor de edad (14 años). (MZA)

Antecedente

De acuerdo con la versión policial, la víctima junto a su compañera de labores viajaban desde el cantón Quevedo transportando aproximadamente 4 mil dólares con destino a la agencia de la Exportadora Manobanda, ubicada en el centro del cantón Ventanas.

Este tipo de viajes, según la Policía, era frecuente por los empleados, por lo que se presume que los antisociales ya les habían marcado los pasos.

Durante las labores investigativas, que se realizaron en el sitio de los hechos, la Policía halló tres casquillos de bala detonados.