¿Venganzas históricas?

OCT, 21, 2020 | - Por ALFONSO ESPIN MOSQUERA

Las abuelas decían de sus nietos, cuando salían medio prietitos: “es un negrito pero lindo, o es un negrito, pero sanito”; como disculpando el ser trigueños.

El mestizaje nos ha molestado gravemente porque no somos ni de aquí ni de allá; es decir somos híbridos y en nosotros se encarnan tanto las culturas aborígenes, como la española. Es tan válido encontrar nuestros ancestros indoamericanos, como lo es también los rasgos ibéricos.

Hablamos español con toda su riqueza semántica, pero es un español americano en  que se mezclan voces quichuas, chibchas, araucanismos y en las más de las veces, nos encantamos usando gerundios mal empleados como: “darás diciendo”, “darán trayendo”, “darás dando” y si es quiteñismo, le adicionamos al final un “no serás malito, no”.

Esto de perder los estribos recordando la conquista española es absurdo. Querer destruir el monumento a Isabel la Católica, es tener poca cordura y, desde luego, un acto de vandalismo en contra de los bienes públicos y de la conciencia colectiva de la ciudadanía.

Con seguridad los conquistadores españoles no le han de ver amado a nuestra capital como dice el himno de la ciudad, más bien igual que Potosí y otras ciudades de la época, fueron polos mineros de saqueo; pero aun así nuestra condición de mestizos, dice que respondemos a estas etnias y culturas, hasta ser pueblos particularmente heterogéneos y por ningún motivo ni los indígenas “puros” como el señor Iza o Vargas, que ya tienen apellidos no autóctonos  deben liderar grupos que actúan  aberrantemente,  haciendo eco de rencores de hace más de 500 años y, entonces, cobrándose  a  piedrazos con monumentos arquitectónicos y patrimoniales que definitivamente sostienen también nuestra cultural.

Tan malo sería que algunos españoles ”puros”, bastante barbados y de tez muy blanca decidan tirar al suelo las imágenes de nuestros héroes aborígenes. Destruir el monumento a Rumiñahui o querer decapitar el busto de Atahualpa.

Ni lo uno ni lo otro es razonable a pretexto de odios históricos y peor aún reivindicativo de los pueblos más necesitados, como los indígenas.

Somos un pueblo mayoritariamente mestizo y eso significa con una mezcla de culturas, pero sobre todo somos seres humanos con altos valores de respeto a la propiedad ciudadana, a las diferentes etnias que coexistimos  en el país, aunque fuesen minorías: afrodescendientes, indígenas de cualquier nacionalidad, en fin blanco mestizos, blancos, qué importa el color o la raza.

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]