Noticias   /   Economía

Cambiarán ruta del Oleoducto

NOV, 09, 2002 |

La ruta del Sistema del Oleoducto Transecuatoriano (SOTE) será modificada para evitar que fenómenos naturales, como la erupción del volcán El Reventador o deslaves, causen problemas al normal bombeo de petróleo.

El cambio de la ruta se realizará entre las poblaciones de Papallacta y Baeza, al oriente de Quito. Esta zona es considerada como la más riesgosa por los técnicos del Oleoducto y así lo ratificó un estudio de la Escuela Politécnica Nacional.

Los trabajos comenzarán en enero del próximo año, y comprenderán la colocación de entre 15 y 20 kilómetros del ducto, a la margen derecha de los ríos Chalpi y Quijos. La orilla contraria por donde actualmente atraviesa el Oleoducto.

"Estamos haciendo los análisis de costos y contamos con el presupuesto necesario", anunció Marcelo Proaño, gerente de Oleoducto, quien sin embargo no precisó el monto de inversión que demandarán esos trabajos.

Reforzarán bases

En otros tramos de la ruta, Proaño anunció que se concluirá el enterramiento de la tubería y el reforzamiento de las bases, como sucederá en el sector de Piedra Fina, sitio en el que la lava y los lahares que bajaron desde el volcán El Reventador desplazaron a la tubería en unos 20 metros.

Sin embargo, Proaño precisó que el Oleoducto sólo sufrió una arruga que fue reparada el jueves anterior, pero que no implicó la suspensión del transporte de petróleo desde Lago Agrio hasta Balao.

Para dar una mayor protección al tubo y evitar nuevos desplazamientos ante eventuales erupciones, las cerca de 100 personas que trabajan en el sector de Piedra Fina, parroquia de El Reventador, en la provincia de Sucumbíos, utilizan las mismas piedras y arena que bajan del volcán.

"Son trabajos provisionales", dijo Proaño, al precisar que los trabajos definitivos consistirán en sacar el material que ponen actualmente y colocar un material más fino (cama de arena) para que la tubería no tenga piedras cerca, que podrían causar abolladuras.

Proaño descartó que para esos trabajos tengan que paralizar el bombeo de los cerca de 390 mil barriles de petróleo que salen en promedio.

Flujo normal

Entre el domingo, cuando se produjo la primera erupción del volcán El Reventador, y ayer por el SOTE se transportaron cerca de 1,5 millones de barriles de crudo.

Francisco Rendón, encargado de la presidencia ejecutiva de Petroecuador, dijo que si se dejaba de transportar petróleo, las pérdidas habrían sido de 33 millones de dólares.

La zona de influencia de los ríos Marker y Montana son los sitios donde más efectos sufrió el Oleoducto.