Secciones   /   Local

La verdadera historia del Diablo de Tandapi

SEP, 04, 2005 |

Muchas han sido las historias y exageraciones sobre la escultura del ‘Poder Brutal’, más conocida como el Diablo de Tandapi, ubicada a dos kilómetros antes de llegar a la población (una parroquia del cantón Mejía) con dirección a Quito.

Luis Felipe Buenaño, hijo del autor, después de 3 años del fallecimiento de su padre, cuenta la verdadera historia, de cómo sucedieron los hechos y qué motivó a Cristóbal Buenaño a esculpir semejante obra la misma que contiene un mensaje para el mundo.

Esta historia nace en las manos de un hombre a quien según su hijo Dios lo dotó de habilidad e inteligencia. Se trata de Cristóbal Octaviano Buenaño Núñez, quien llegó a Santo Domingo el 23 de noviembre de 1963, acompañado de su esposa, Laurita Paredes, procedentes de Ambato.

Enseguida empezó a trabajar en la mecánica de Eduardo Mora, quien les brindó todo su apoyo e incluso llegó a considerar como sus padres; por el año 1965 ingresó a trabajar en el Ministerio de Obras Públicas como operador de maquinaria pesada.

Desde su llegada a Santo Domingo le fue tomando cariño a esta tierra que le abrió las puertas, por lo cual nunca descuidó la idea de ser recíproco con ella. Luego de algunos años pudo plasmar un gran mensaje para Santo Domingo y el mundo.

La historia del Diablo

Entre los años de 1985-1987 a Octaviano le designaron la labor de derrumbar una extensión de montaña que se encontraba en una curva peligrosa en la vía Alóag-Santo Domingo.

Empezó por la parte de arriba de la montaña; ya había trabajado varios días sin ninguna novedad, hasta que una mañana su pesada cargadora chocó con algo; continuó excavando y se dio cuenta que se trataba de una roca sumamente grande.

Inmediatamente le vino a la mente que era su oportunidad de crear una escultura de gran magnitud; entonces procedió con su maquinaria a excavar una especie de túnel alrededor de la roca.

Durante más de un año Octaviano se pasó esculpiendo en pura roca, con sus herramientas poco a poco iba creando una imagen que tuviera facciones de hombre y de animal.

Para realizar el trabajo ponía pretextos de que alguien de la familia estaba enfermo y no podía asistir al trabajo; entonces inmediatamente se dirigía al lugar y proseguía con su obra, incluso ningún miembro de su familia conocía de esto.

Pasaron unos meses y en el MOP decidieron enviar más maquinaria a este lugar, debido a que había transcurrido un año y la montaña continuaba igual; luego de unos días, de un momento a otro, sale a relucir la gran escultura terminada, a la que el autor le puso como título ‘El Poder Brutal’.

Cosa que causó gran impacto a la gente que a diario atravesaba esta vía, ya que nadie conocía de su existencia y todos comentaban que apareció de pronto y que se trataba del Diablo.

¿Qué significa el Poder Brutal?

Como toda gran obra esta también tiene su significado y realmente el poder brutal se encuentra dentro de nosotros mismos, porque tenemos el poder de hacer el bien o el mal y esto beneficia o perjudica a los que están a nuestro alrededor, comentó Luis Felipe.

Por eso la escultura tiene facciones de hombre y de animal, por ejemplo las orejas son de un animal, la nariz del hombre y así es todo su rostro, también representa lo malo, porque sabemos que lo malo existe y esta es una manera de representarlo.

Se le ha denominado también como ‘El Diablo de Tandapi’ por su ubicación geográfica, ya que está a pocos kilómetros de la parroquia del mismo nombre.

Hombre creyente

Contrario a lo que muchos pudieran creer, Luis Felipe afirma que su padre fue un hombre creyente en Dios, muy católico. "El no hizo esta escultura por adoración al diablo, como algunos comentan, lo hizo por arte", prosiguió Luis Felipe.

Dice que en una ocasión Octaviano viajó a los Estados Unidos y asistió a una conferencia de cultura. Entonces uno de los asistentes le preguntó qué significado tiene su escultura de ‘El Diablo de Tandapi’ y él respondió que "es el poder imperialista de los norteamericanos", lo que disgustó mucho a los asistentes.

Posterior a esto regresó al Ecuador y continuó trabajando en el MOP como operador de equipo caminero; después de unos años le detectaron leucemia, enfermedad terminal que la supo sobrellevar por 3 años en el hospital Andrade Marín de la ciudad de Quito, falleció el 27 de noviembre del 2001.

Sitio descuidado

La gran obra de Octaviano Buenaño en la actualidad se encuentra totalmente descuidada, a pesar de todos los esfuerzos que han realizado sus hijos, no ha sido posible conseguir la ayuda del Gobierno Parroquial de Tandapi, para que se le pueda dar mantenimiento.

GALERIA DE VIDEOS