Secciones   /   Cómic

John Constantine un nigromante amoral

AGO, 21, 2010 |

Maldición. Puede distinguir a los demonios.
"...Mira, cómo están las cosas, tengo un par de boletos en primera fila para el fin del Universo...".
John Constantine (frase de Keanu Reeves en la película)


LA HORA

 Creado por Alan Moore en 1985, John Constantine, para muchos, es el típico antihéroe crápula que consigue ser simpático para sus nada indiferentes seguidores, precisamente por ser un amoral y egoísta estafador que conoce la magia y las ciencias paranormales, y que se enfrenta a demonios con métodos ortodoxos, donde nunca falta ese toque irónico y burlón.

Este complejo y maldito personaje, quien hizo su primera aparición en 1985 en la serie de ‘DC Comics’ titulada ‘Swamp Thing’ (‘La cosa del pantano’), es tantas cosas negativas a la vez, que resulta curioso cómo su temperamento y forma de ser llamen la atención de tanta gente.

Rachel Weisz, una de las actrices de la película que se hizo de Constantine en 2005, dijo que siempre se sintió atraída por este detective de gabardina beige con un parecido casi idéntico al cantante inglés Sting. “Tiene una magia especial que cautiva, pese a que relacionarse con él resulte ser mortal”, dijo en una entrevista en ese año, previo al estreno del filme que fue protagonizado por Keanu Reeves.

El antihéroe
El guionista Alan Moore y el dibujante Stephen Bissete, quienes crearon a John Constantine, le pusieron ese toque maldito y demoníaco a este personaje, quien tras su aparición como secundario en ‘La cosa del pantano’, tuvo posteriormente su propia serie de historietas también de la ‘DC Comics’- ‘Hellblazer’, que se publicó de 1987 a 1993 con esa casa editorial, para después trasladarse al sello ‘Vertigo’.

Adentrándonos en el personaje, John Constantine (según la ficción nació en la ciudad inglesa de Liverpool, en 1953) es el mago más poderoso de la época, su vida ha sido plagada por dolor, tristeza y muerte. Estranguló a su hermano gemelo cuando estaban todavía en el útero y la tragedia en su vida raramente se ha detenido desde entonces.

Constantine también tiene la cruz de ser un hijo no deseado –su padre le culpa de la muerte de su madre al intentar abortarlo a él y a su hermano–, además, desde pequeño ha tenido el poder (o maldición) de ver a demonios que lo acosan y, sin querer, ser el responsable de fatales sucesos que le pasan a los seres con quienes se ha relacionado.

Para colmo, Constantine tiene que lidiar con brujos que lo quieren muerto y delincuentes comunes que le odian por el solo hecho de ser un detective y siempre deambular por el bajo mundo. A esto hay que sumarle que padece cáncer de los pulmones por su adicción a la nicotina, que a la vez se complementa con el alcohol.

Por ello, su imagen de espectro es su ‘marca de fábrica’.
Los poderes de este detective inglés que hace su vida en Estados Unidos radican en sus habilidades para la magia, pues de niño se juntó con nigromantes y aprendió de ellos. También posee ese toque de embustero, que al final le sirve para engañar a sus enemigos. Siempre tiene un As bajo la manga.

 ¡Ah!, la ironía y su humor negro siempre están presentes. Todo esto complementado con su peculiar pesimismo.


Un tibio filme

La película ‘Constantine’ se estrenó en 2005 y contó con la dirección de Francis Lawrence, basada en la historia de Kevin Brodbin. Aquí, el personaje principal encarnado por Keanu Reeves era más parco y su existencia es vacía, pues su maldición de ver a ángeles y demonios y de haber salido del mismo infierno, le hacen un espectro casi inexpresivo.

Eso, precisamente, chocó con la imagen y figura del personaje del cómic. Muchos seguidores de la historieta se mostraron inconformes con la película. Su paso por las salas de cine fue casi un fracaso monetario. En Estados Unidos se dijo que la cinta se mantuvo sólo por los no seguidores, a quienes les fascinaron los efectos especiales.



EL DATO
Grandes guionistas han sido atraídos por este personaje, entre ellos: Neil Gaiman, Jamie Delano, Brian Azzarello, Darko Macan… y los dibujantes Mark Buckingham, Tim Bradstreet, Steve Dillon, entre otros.
Fumador. Nunca falta un cigarrillo en su boca, pese a que escupe sangre.
Viñeta. Su apariencia de zombi y su inconfundible gabardina beige son su ‘marca de fábrica’.
Película. Keanu Reeves dio vida a Constantine en el cine. La actuación no estuvo mal, pero no iba con el cómic.