Pocos y divididos

SEP, 23, 2010 | - Por Katherine Andrade Gallardo

En los días de la cantonización nos lamentábamos que no éramos provincia, que era necesario ascender a provincia para tener mayor autonomía, no depender de Quito, tener nuestros propios representantes en el Consejo Provincial de Pichincha y el Congreso Nacional (en esos tiempos), administrar nuestros recursos provinciales y una serie de beneficios que nos concedería la nueva jerarquía.

40 años más tarde y con todos los factores que tuvieron que correr y que ahora son historia, el sueño de muchos y de miles se hizo realidad. El 6 de noviembre de 2007 se publicó el Registro Oficial reconociendo a este cantón céntrico del país como la provincia 23.

El Tribunal Electoral convocó a elecciones y llegaron a las curules los que menos se pensaban y ahora son nuestros gobernantes.

Miles de ciudadanos orientamos la mirada a las autoridades que tenían la gran responsabilidad de conducir a esta provincia con su único cantón hacia mejores días. Pensábamos que se iban a compartir criterios, mesas de trabajo, asambleas populares libres y democráticas, se fraguaría en un solo documento nuestro desarrollo provincial, habría unión de autoridades...pero qué lejos estábamos de la realidad que sucedería al poco tiempo de gestión.

Estamos por cumplir 3 años de provincialización y vemos a nuestras autoridades divididas, a pesar de que, en su mayoría, son de la misma tendencia política. Cuánto nos lamentábamos que no teníamos representación parlamentaria, que los diputados de Pichincha luchaban solo por Quito, que nos tenían abandonados. Ahora tenemos 3 asambleístas, pero dos van por un camino y uno va por otro. Claro, muchos dicen, “es que son de diferentes partidos políticos”.

¡Qué nos interesa a los ciudadanos santodomingueños esa mala política! Hay que recordar a los asambleístas, al prefecto, alcaldesa, concejales y consejeros que llegaron al poder por el voto de Santo Domingo mas no por el de su partido o movimiento político. Si fuera solo por el voto de su partido/movimiento no sacaban ni el 10% del padrón electoral. Son pocos los gobernantes pero qué pena que estén divididos. Esta división nos está afectando. Acabamos de perder la oportunidad de contar con nuestra propia universidad. Todo por una absurda pugna de poderes entre quienes nos representan.

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]