Noticias   /   País

Molinos de Monserrat, mítico atractivo cultural de Latacunga

DIC, 12, 2010 |

CONSTRUCCIÓN. Las aguas ingresaban al reservorio y luego al molino.
HISTORIA. El edificio fue remodelado en la década de los sesenta.
A Latacunga se la distingue por su centro histórico que es patrimonio cultural de la nación, su rica historia y ese aire colonial que transporta a los turistas a aquellas épocas de la dominación española y la lucha libertaria.

Tradicionalmente, la religiosidad de la urbe ha estado ligada -dentro de la historia- al trabajo, la vida social, e incluso las guerras libertarias que decayeron finalmente el 11 de noviembre de 1820.

Sin lugar a dudas uno de los rincones que mayor misterio encierra dentro de la tradición colonial de Latacunga, son los molinos de Monserrat, lugar en el que actualmente funciona la Casa de la Cultura Ecuatoriana, núcleo de Cotopaxi.

Historia
Según los documentos históricos que reposan en las bibliotecas de Latacunga, el complejo estructural de los Molinos de Monserrat fue edificado en 1736, como un obraje colonial en la época de los monjes jesuitas.

Este molino, similar al que se encuentra en Salcedo, por varias décadas sirvió para la molienda de los granos secos que los pobladores obtenían producto de la agricultura que en esa época era uno de los principales medios de sustento de los latacungueños.

El molino se alimentaba de las aguas del río que se encuentra a su lado, agua que era recogida por un canal construido especialmente por los jesuitas, lo que permitía que un grupo de enormes rocas le dé vida al molino.

Museo
En la actualidad, en su interior es posible encontrar un museo arqueológico donde se exhiben las reliquias culturales preincaicas, además cuenta con un museo folclórico donde se presenta una gran recopilación de indumentaria, instrumentos e indumentaria referentes de las diferentes manifestaciones de la cultura popular.

Este conjunto arquitectónico de los Molinos de Monserrat se encuentra ubicado a 200 metros al sur occidente de la plazoleta de El Salto.

Cuando este complejo arquitectónico pasó a ser propiedad del Municipio de Latacunga, este organismo lo cedió a la institución cultural. En 1967 sus directivos encabezados por Eduardo Barriga, impulsaron los trabajos con firmeza.

Fortaleza
Históricamente su construcción de piedra caliza ha resistido a las erupciones del Cotopaxi. En su interior es posible que los visitantes aprecien la sagrada imagen de la Virgen de Monserrat hecha sobre piedra, lo que muestra la gran devoción religiosa que el pueblo de Latacunga hasta la actualidad mantiene.

Como un dato adicional, el local de los Molinos de Monserrat o Casa de la Cultura se encuentra ubicado a orillas del río Cutuchi, lo que le brinda un paisaje adecuado para las actividades culturales y para las reflexiones del espíritu.

Si el visitante quiere sentir por un momento los aires coloniales puede hacerlo. Solo necesita sentarse en una de las bancas de piedra y dejarse llevar por el sonido de las aguas del Yanayacu y del Cutuchi.

Hay quienes aseguran que si uno pone un poco de atención y se concentra podrá escuchar -aún en la actualidad- las aguas del río moviendo las rocas del molino y a los pobladores coloniales recogiendo el producto de su esfuerzo.

PASAJES. La piedra caliza es el principal componente de la edificación colonial.