Acuerdo blandengue

AGO, 08, 2011 | - Por Katherine Andrade Gallardo

Las declaraciones del Presidente y la Alcaldesa deben preocupar mucho a los santodomingueños. El Mandatario está recapitulando lo que todos los días pregona: “Estamos acabando con la partidocracia...se acabaron las tronchas”. Y está retomando, con otras palabras, lo que Abdalá dijo en 1995: “...Porque nos dio la regalada gana” al hacer alusión a un inusual y extraño “acuerdo” entre socialcristianos y roldosistas.

Mientras que doña Verónica admitió que no estaba en sus planes este acuerdo y peor aún tener a la concejala Arce como Vicealcaldesa. Más adelante dice: “...espero que este asunto no me quite el sueño”. Y es que casa adentro ya se están sintiendo las consecuencias de un pacto nacional con repercusión local. Empleados y funcionarios hablan de que las cosas no andan muy bien. Que la oficina de Vicealcaldía no se la darían a la doctora Arce y que habría un remesón administrativo en los próximos días.

O sea, el acuerdo no sería únicamente hasta reelegir a Cordero en la Asamblea, sino que tanto Fernando Vélez como su esposa tendrían unas cuotas de poder más de lo que nos imaginamos. Gílmar Gutiérrez, inclusive, aseguró que investigarán hasta lo último porque, según él, por allí corrió dinero. ¡Qué tremendo sería si esto resulte cierto! Pero, vamos a lo local. Todos nos preguntamos: ¿Podrá la señora Alcaldesa seguir llevando la Alcaldía como lo ha venido haciendo? O tendrá que ceder espacios y aceptar “pedidos” de quien va al anca?

Lo cierto de todo es que este acuerdo blandengue al que han llegado los oficialistas con los esposos Vélez no tiene asidero ideológico ni planificación técnica ni proyección que beneficie a Santo Domingo.

Por más que de una y otra parte pregonen que trabajarán por Santo Domingo, de por medio queda el sabor amargo de tener en casa un intruso que no es de mucha confianza y saben de “que pata cojea”. El perjudicado seguirá siendo el cantón. Ojalá me equivoque.

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]