Secciones   /   Policial

Niño envenenado se recupera

JUN, 08, 2012 |

Tratamiento. En una casa de salud recibe atención el menor envenenado.
EL CARMEN • La desesperación se apoderó de la familia Vélez Pico,  cuando su único hijo de 2 años y medio en una travesura se tomó un líquido que había en una casa abandonada convertida en bodega. Ocurrió el miércoles a las 10:30 en el sitio Alejandrino Velasco del sector  Río de Oro.
En el momento que su mamá fue hasta una vertiente a recoger agua, el niño en su inocencia subió a su antigua casa y se tomó un garrapaticida que tenían guardado.
Kleber Vélez, padre del menor contó que él se encontraba trabajando cuando le avisaron que su hijo se había envenenado.
Al llegar a la casa lo encontró desmayado en brazos de su desconsolada madre, rápidamente buscó un carro, pero como las vías no están del todo buenas perdieron mucho tiempo hasta llegar a El Carmen.
Agregó que una vez en la ciudad no quisieron atenderlos en las clínicas particulares, porque el niño se encontraba sumamente delicado y les dijeron que lo lleven al hospital.
La desolación de los padres y familiares aumentó cuando los médicos del nosocomio les dijeron que había que transferirlo a una  unidad  médica fuera del cantón; personal del hospital empezó a realizar las llamadas de emergencia a Santo Domingo y  Chone, recibiendo como respuesta que no había cama.
Pese a ello, continuaron en su gestión y consiguieron en Portoviejo, a donde inmediatamente fue transferido junto con otro niño que  también necesitaba tratamiento de urgencia.
Quienes esperaban turnos para ser atendidos mencionaron que cuánta falta hace un hospital con todo lo necesario, imploraban a Dios que no le pase nada  al niño y que le permita vivir y  ojalá pronto tengan un verdadero nosocomio, pues por más que los médicos tengan la voluntad de salvar la vida de los seres humanos no pueden hacer nada si no cuentan con los implementos para ello.
Por el momento el menor permanece ingresado en el hospital de la capital manabita a espera de que reaccione favorablemente a los medicamentos.