Una escena difícil de olvidar

MAY, 16, 2016 |

SOLIDARIO. Andrés Montes de Oca.

Ayudar a los demás está en extender tu mano y entregar tu contingente a personas desconocidas. Eso es lo que caracteriza a Andrés Montes de Oca, un joven piloto que el pasado 16 de abril, día en que la tierra tembló y que dejó sumido en la tragedia al Ecuador, no se cruzó de brazos sino que más bien se organizó con un grupo de familiares y amigos para ayudar al prójimo.


La noche del sacudón Andrés estaba en una iglesia Adventista de Santo Domingo, allí vivió los 58 segundos más largos de su vida. La tierra temblaba, los objetos se caían y la noche se volvió más oscura. Él con las demás personas elevaron sus plegarias al Creador, ante la angustia de no saber qué ocurría en sus casas con sus familias.


Una llamada telefónica alertó al joven piloto de que en Pedernales, Manabí, había casas caídas, personas fallecidas pero él jamás se imaginó la magnitud de la tragedia. Fue al día siguiente que con la luz del día tomó su avioneta y se dirigió a las zonas devastadas, quedó impactado pero tenía que hacer algo urgente para ayudar a miles de personas que estaban en desgracia, recordar ese capítulo, desfigura el rostro de Andrés.

 

 

 


Ayuda


De inmediato convocó a sus amigos y con la colaboración de su hermana Carolina Montes de Oca, improvisaron un centro de acopio en Tropical Inn para recibir las donaciones y canalizar la ayuda, asegurándose de que llegue a las personas que lo perdieron todo. Las redes sociales, las empresas privadas, fundaciones nacionales y extranjeras y los amigos fueron sus aliados.


Actuando con prontitud y organizados en grupos de trabajo recorrieron Pedernales, Jama, Coaque y otras zonas afectadas. Luego regresaron a Santo Domingo para hacer llamadas telefónicas solicitando lo que necesitaban para los perjudicados. “He quedado impresionado con la solidaridad de la gente, de aquellas personas que confiaron en nosotros entregándonos su contingente”, dijo Andrés Montes de Oca.


Captada y racionalizada la ayuda fue distribuida a Muisne, Chamanga, en Esmeraldas; Pedernales, Cojimíes, Jama, Coaque, Calceta Manta, Portoviejo, San Isidro y otros lugares de Manabí. El objetivo era ayudar de manera anómina y desinteresada, sin esperar recompensa ni nada a cambio.


Fueron 15 días de trabajo donde el grupo de 20 personas solidarias dormía apenas entre cuatro y cinco horas diarias.


 


Sigue la labor


Pero su labor no termina ahí. Su trabajo continúa ahora con un proyecto habitacional que será ejecutado con la colaboración de la ciudadanía que entregará materiales de construcción como hojas de zinc, bambú, tablas etc. Una se vez que se obtengan los materiales, el objetivo es involucrar a los beneficiados a construir su vivienda. Aún no han determinado el sitio dónde se construirán las viviendas de madera.


Andrés considera que luego de la tragedia es la oportunidad para que el país se reconstruya tomando en consideración que la tierra tiembla y que las catástrofes naturales son impredecibles, de ahí que sugiere que los Municipios deben prestar atención en el tema de las construcciones y normar los materiales que se utilizan. (MBC)

 

 


Importancia
del aeropuerto


Andrés Montes de Oca, es piloto y estuvo ayudando por aire a la gente de las zonas afectadas, por eso reafirma la importancia de los aeropuertos. Comenta que la estación aérea de San Vicente estaba a punto de cerrarse.

 

“Con la tragedia fui testigo de la cantidad de vuelo que llegaban con ayuda humanitaria”. Exhortó a las autoridades que deciden sobre el aeropuerto que consideren que estos espacios son medios que pueden salvar miles de vida en un determinado momento. Se refirió a un caso que sucedió tres días después del terremoto cuando una víctima del siniestro que presentaba un traumatismo craneoencéfalico fue trasladada a una ciudad a las 22:00; en ese rato la pista fue iluminada con las luces de los vehículos. Con el viaje aéreo esta persona salvó su vida.

 

 

 



Transporte


Santo Domingo se ubica en una cuenca hidrográfica en que los ríos se pueden desbordar, las carreteras se abren, hay deslizamientos y en esos casos el único medio es el áereo que permitirá salvar vidas. “Con la tragedia se evidenció el gen de la solidaridad que tenemos todos los ecuatorianos, por eso debemos inculcar en la niñez el espíritu solidario”, dijo Montes de Oca.

 

 

 


La frase


“Aquel gobernante que decida destruir un aeropuerto debe responsabilizarse por el daño que le puede causar a la población que se queda sin ese medio.”

 

 

 


EL DATO


La ayuda se enviaba por aire y aterrizaban en Coaque, desde ahí se desplazaban utilizando carros 4x4 o cuadrones de los amigos que se unieron a la cruzada.

 



TOME NOTA


Si uste desea sumarse a este grupo denominado SOS Voluntarios en Acción puede llamar al 09 97 13 37 03, escribir al facebook Andrés Montes de Oca o al correo electrónico [email protected]

 

DESGRACIA. Desde el aire se pudó observar las secuelas del terremoto de 7,8 del pasado 16 de abril.
LABOR. Este grupo de personas estuvo atento para ayudar a los afectados de la catastrofe.

GALERIA DE VIDEOS