En ‘Las cecinas de la Y’ la sazón perdura 20 años

OCT, 01, 2016 | 11:00

Desde las 10:00 hasta las 22:00 el sabor se concentra en el sector.
 
Suma ya dos décadas y la sazón para la preparación de la cecina (carne de cerdo azada) no ha variado y es la identidad del restaurante ‘Las Cecinas de la Y’, que desde 1996 satisface el paladar de sus comensales propios y forasteros.
 
El restaurante está ubicado en la bifurcación de las avenidas Daniel Álvarez Burneo y Santiago de las Montañas y calle Juan de Salinas, del barrio Las Palmas, de ahí que bautizaron a ese negocio con ese nombre, y el mismo ha permanecido en ese lugar.
 
Condimento adecuado
Cristian Contento Naranjo, administrador, dice que la cecina va con mote, yuca y curtido (ensalada). Es un antiguo plato típico de la provincia de Loja y la carne proviene del cerdo, animal doméstico que se usa para la alimentación humana.
 
La cecina se corta en filetes muy delgados y uniformes. Se condimenta con sal y aliños, para ponerla a secar al sol por tres o más horas y, después, se asa en una parrilla sobre el carbón hasta que tome el color y aroma adecuados.
 
Gran demanda
El administrador indica que la cecina suele acompañarse junto al conocido repe lojano. Ambos platos son parte del arte culinario lojano y son dos de los platos típicos con una gran demanda.
 
“Mi madre (Cecilia Contento, gerenta del restaurante) empezamos este negocio gracias al apoyo de Gustavo Pérez, mi tío. Iniciamos con dos mesas -recuerdo- fue algo pequeño y poco a poco fuimos ampliándonos en este mismo lugar”, dice el administrador.
 
Cortes precisos
Contento Naranjo dice que para cecinar la carne se debe tener tino porque los filetes no deben ser ni muy finos ni tan gruesos; además, ellos no dejan secar la carne sino que la asan inmediatamente porque al secarla se vuelve demasiado tiesa.
 
La cecina se la asa en carbón y luego de unos 15 minutos está lista para servirse con yuca y dos salsas: la primera la rusa preparada con papa, arveja, zanahoria y mayonesa; y  la segunda con aguacate, tomate y cebolla. (WSV)
 
EL DATO
La consistencia de la carne se podría comparar con una tela transparente.