Noticias   /   País

El drama tras el cierre de escuelas rurales

FEB, 18, 2017 |

PELIGRO. Estas camionetas son las más comunes para transportar a los pequeños en las zonas rurales de Cotopaxi.



Para llegar al barrio Miraflores, en Saquisilí, se debe tomar una camioneta en la plaza Kennedy e ir en el balde. Algunas tienen cubierta, otras no. El camino es de asfalto, pero está lleno de baches y el viaje marea por las decenas de curvas pronunciadas en este sector de Cotopaxi.

 


Al llegar ya no se escuchan las risas, ni las voces de los niños que antes estudiaban en la escuela mixta Junín. Solo hay candados oxidados en las puertas, el patio de juegos está lleno de hierbas y los jardines con maleza.

 


Esta es ahora la realidad de muchas escuelas que el Gobierno ha cerrado para unificar con otras y para crear las 71 unidades educativas del milenio que hasta el momento existen en el país. El Ministerio de Educación no precisa el número de escuelas cerradas, pero los ejemplos se hacen evidentes en las provincias donde circula La Hora.

 


Franklin Tirado, morador de Miraflores, reconoce que la escuelita del sector tenía menos de 30 alumnos y que fue ese el motivo del cierre. Aunque no estuvieron de acuerdo, poco a poco se han acostumbrado; principalmente los niños a levantarse más temprano y a esperar la camioneta para trasladarse a las escuelas del centro de Saquisilí.

 


El peligro en la vía es lo que más preocupa a los padres. Además, cuando no hay vehículos se tardan mucho más en llegar y los horarios de alimentación se alteran.

 


En Canchagua, en cambio, el panorama es diferente: hay aulas nuevas, canchas deportivas, amplias áreas verdes, todo en medio de amplios bosques y cerca de terrenos dedicados a la agricultura. Desde el año pasado empezó a funcionar la unidad educativa del milenio Canchagua, después de más de tres años de construcción.

 


Una mujer que prefirió no dar su nombre explicó que de forma constate los padres se turnan para realizar mingas de limpieza de las aulas, de los baños, de los jardines; es decir, un mantenimiento general. Además, las mujeres deben turnarse para cocinar para más de 450 personas. Lo hacen en muchas ocasiones en contra de su voluntad por el tiempo que demanda, si faltan, la multa es de 20 dólares.

 


La explicación de las autoridades es que aún no se contrata a la empresa de mantenimiento y tampoco la guardianía privada. Por eso deben turnarse y hacer guardias nocturnas, de 18:00 a 06:00. Las autoridades ofrecen hacer los contratos “en los próximos días”.

 


Antes de las 12:00 empiezan a llegar camionetas para el viaje de regreso, pues desde ahí hasta las comunidades Canchagua Chico, Chilla Pata, Chilla San Francisco y otras de la zona son los únicos medios de transporte.

 


Las comunidades más lejanas están a más de 3 kilómetros. El pasaje para adultos cuesta 50 centavos y para los niños 25, 15 y 10 centavos. Todo depende de la distancia y del ‘corazón’ del conductor.

 


Según la Dirección Zonal de Educación, “para la dotación de transporte escolar se han priorizado los sectores rurales, donde existen informes técnicos acerca del transporte y las distancias. Uno de los principales criterios considerados fue que no exista transporte público y que estén ubicados a una distancia mayor a 2,5 kilómetros de la institución educativa”.

 



Los ejemplos sobran



En el recinto Pompeya, de Urdaneta, cantón de Los Ríos, los padres sienten preocupación por el cierre de la escuela fiscal Baba. Allí estudiaban unos 70 alumnos que llegaban desde las diferentes zonas agrícolas, pero ahora se tienen que dirigir hasta la escuela fiscal Potosí, donde se han colocado aulas móviles para albergar a dichos alumnos.

 


Para esto tienen que hacer un nuevo trayecto, que es de Pompeya a la Gran Vía y luego a Potosí. Son caminos de segundo orden para lo cual tienen que coger hasta dos transportes, ya que son más de 10 kilómetros de recorrido.

 


Hólger Altamirano se siente afectado y cree que los niños de los recintos San Isidro, San Rafael y Salampe se quedarían sin estudiar, ya que algunos padres no tienen dinero suficiente para darles para los pasajes.

 


Pero no solo allí existe ese inconveniente. En el cantón Buena Fe pasa algo parecido debido al cierre de tres escuelas del recinto San José: la Cardenal, del sector San Francisco; la Ciudad de Quevedo, en el sector Pocache; y la Provincia de Loja, del recinto El Negro.

 


Todas se unificaron en la escuela fiscal Junín, perteneciente a la comuna 24 de Mayo. Se colocaron ocho aulas móviles para acoger a los estudiantes. A pesar de que existe un bus que lleva y recoge a los alumnos, los problemas son para los padres. Hugo Bosques indicó que envía a su hijo desde el recinto El Limón, que lindera con el cantón El Empalme, de Guayas. Su travesía empieza a las 05:30 y, luego de una hora en bicicleta, tomar un bus en la carretera principal que lleve a sus hijos a la escuela.

 


Los pequeños ya no quieren estudiar por el largo viaje. A esa escuela, a la Junín, fue donde enviaron a los menores tras la unificación escolar.
Los padres del recinto La Ercilia, en la parroquia Zapotal, en Ventanas, ven con mucha expectativa la construcción de la unidad educativa del milenio José de San Martín. Esta obra se ha convertido, según ellos, en un ‘elefante blanco’, pues lleva cerca de dos años en construcción.

 

 


En Tungurahua



Niños que llegan demasiado tarde a sus casas, accidentes de tránsito, inseguridad… Son los problemas en varios sectores de Tisaleo, cantón de Tungurahua, donde se cerraron pequeñas escuelas para unificarlas en la unidad educativa Aníbal Salgado Ruiz, en el centro cantonal.

 


Cerca de las 15:00 Piedad, quien pidió que se proteja su nombre por temor a represalias, espera preocupada la llegada de su hija de 9 años, quien debe recorrer a pie varios kilómetros desde la escuela hasta su casa.

 


Piedad asegura que “este tormento” lo tiene que vivir desde que cerraron la escuela que quedaba a cinco minutos. “Me da pena por mis guaguas, porque tienen que caminar tanto, llegan muy tarde, cansados y sin almuerzo”, aseguró. “Incluso tienen que cargar esas maletas pesadas con todos los libros y cuadernos”, añadió.

 



En Loja

 


“Son unos seis estudiantes de entre 8 y 11 años los que diariamente caminan una hora para ir a la escuela que está por Yambaca desde el barrio San Antonio”, cuenta el padre Eduardo Delgado. La distancia entre Yambaca y San Antonio, en Loja, es de aproximadamente 5 kilómetros, y son sectores que pertenecen al cantón Calvas. El religioso dice que en ocasiones sí salen vehículos y los llevan; pero casi todos los días desde las 06:00 empiezan a caminar.

 


“En otros barrios me han contado que los niños a las 04:00 ya desayunan y empiezan a caminar a la escuela. Ellos son del barrio Naipungo y caminan hasta la vía para luego tomar el bus”, agrega el clérigo y cuenta que la mayoría debe salir con botas por el mal estado de las vías, sobre todo en invierno.

 


En el cantón Zapotillo, según comentó Cristian Espinoza, funcionario del Municipio, la mayoría de pedidos de las comunidades son en torno a transporte para los niños, porque tienen que trasladarse de lugares muy distantes.

 


“Hay unas 10 escuelas que se cerraron en el cantón y los alumnos deben, en el mejor de los casos, caminar 30 minutos para poder estudiar”, afirma Espinoza. Por ejemplo, de los sectores El Progreso y Gramadales deben caminar hasta Cazaderos, lo que les toma alrededor de una hora y 15 minutos.

 


En Santo Domingo



A Gema le gusta su nueva escuela. Es bonita pero está muy lejos de su casa. La niña de 10 años de edad estudia en una de las escuelas del milenio recién inauguradas en la provincia Tsáchila, en el recinto 6 de Enero. El inconveniente es que Gema y su hermano viven en la comuna tsáchila El Poste, por donde no pasan buses. Cuenta que cuando sus padres no pueden ir a verlos tienen que ir caminando.

 


No es el único caso, Silvia Pin vive en un recinto algo distante de donde se construyó la escuela. Tiene dos hijos, de 6 y 7 años de edad, dice que cuando quiso matricularlos en la escuela que está en su recinto no pudo porque ya no había cupos. Ella y su esposo buscan la manera de llevarlos cada día porque el bus se demora mucho tiempo, entre 30 y 45 minutos en pasar, así que si alguien “les da un aventón en camioneta” le quedan agradecidos.

 


En Santo Domingo se han inaugurado dos escuelas del milenio. En Alluriquín se prevé construir una escuela igual en el recinto El Paraíso, pero el camino luce en mal estado, es largo y lleno de maleza. Margarita Oña, representante de su nieto, relata que muchos padres prefieren mandar a sus hijos hasta Santo Domingo, en lugar de a la montaña, a donde ni siquiera llegan buses. En el lugar aún no se ve avance en la construcción.






La situación, según el oficialismo

 


De acuerdo con información del Ministerio de Educación, “los procesos de unificación de las instituciones educativas se realizó bajo el criterio de mejoramiento de la oferta educativa hacia un servicio de educación de calidad y calidez. Sin embargo, también existió otro tipo de cierre, a causa de la baja demanda estudiantil”. La viceministra, Valentina Rivadeniera, afirmó que 71 unidades educativas del milenio hay en funcionamiento a escala nacional, pero no precisó cuántas escuelas han sido fusionadas hasta el momento.

 


Tampoco explicó en cuántas de ellas se aplica el transporte gratuito ofrecido por el Ministerio, pero reconoció que “la mayoría están ubicadas en sectores en las cuales no tenemos todavía vías de primer nivel”.

 


“Son lugares rurales, son lugares donde todavía tenemos una falta de desarrollo en el tema de servicios básicos por una falta de competencia o de aplicación de la competencia que tienen aquellas autoridades sectoriales”, dijo. El director de la Asociación de Municipalidades del Ecuador (AME), Antonio Rodríguez, cree que esta estrategia debe ser “perfeccionada” por el Gobierno, que aún trata de ponerse al día con las transferencias presupuestarias a los municipios. 






Incumplimiento oficial sobre transporte

 

 

Aunque el Gobierno se había comprometido a dar transporte escolar gratuito para los chicos que tienen que recorrer una distancia superior a los 2,5 kilómetros hasta las nuevas escuelas, esto no se cumple por completo.

 


En el caso de Aguarico, en Orellana, el Municipio ha tenido que asumir el 100% ese costo, informó el alcalde del cantón, Franklin Cox, al indicar que al año se destinan unos 180.000 dólares a este rubro.

 


El servicio se da en Nuevo Rocafuerte, una de las parroquias donde se construyó una escuela del milenio que actualmente recibe entre 400 y 500 chicos, tras la supresión de seis establecimientos.

 


Otra se construyó en Tiputini, de donde se eliminaron tres planteles y dos más están por dejar de funcionar. En tanto que en la parroquia Augusto Rivadeneira, de las tres escuelas que hay, solo será posible eliminar una por cuestiones de distancia. La medida, en un principio, tuvo el rechazo de las comunidades indígenas. Sin embargo, de a poco los padres y los chicos empiezan a adaptarse al nuevo sistema. Entre los planes está continuar con este proceso, afirmó Cox.






Cifras


71


unidades educativas del milenio hay en funcionamiento a nivel nacional.



9


repotenciaciones a unidades educativas se dieron en todo el país.



 



Mi opinión en 60 segundos

 


 

Rosana Viteri, directora de Plan Internacional 



‘Estamos preocupados’



En Montecristi, Manabí, unificaron varias escuelas y, justamente por la dificultad de acceder, se han quedado con poquitos estudiantes. Como los estudiantes viven lejos ya no pueden acceder y ya no vienen a la escuela unificada. En algunos casos tienen que tomar varios transportes para llegar a los planteles.


Por eso, quizás en los siguientes años no vamos a ver un incremento o que la matrícula se mantenga, pese a que ya estábamos en niveles altos. La preocupación es que empiece a disminuir la matrícula porque, además, movilizarse bastante lejos implica mayores recursos económicos.











IMAGEN. Muchas de las escuelas cerradas son ahora infraestructura descuidada, nada más.
RUTINA. Los estudiantes deben recorrer todo tipo de caminos para llegar hasta sus escuelas.
EJEMPLO. Las puertas cerradas son la única imagen de esta escuela.
DESCUIDO. En Loja también hay varias escuelas que permanecen vacías y sin atención

Más Noticias De País

Luisa Valverde: Del alcoholismo a la lucha olímpica

Sábado, 30 de enero de 2021 | | Alcohólica entre los 11 y 14 años, la ecuatoriana Luisa Valverde, de 30 años, aspira clasificarse a los Juegos Olímpicos de Tokio en lucha olímpica y dar ejemplo a los más jóvenes para que se aparten d