Inconsecuencias de bulto

SEP, 18, 2017 | 00:10 - Por MANUEL CASTRO M.

Frente a las novedades diarias de corrupción del anterior gobierno, muy campante el Presidente de la Asamblea presenta un proyecto de ley que, más que irónico, es cínico, que denomina ‘Manos limpias’, que dizque es para combatir la corrupción, desde luego no la que está en el tapete sino la futura, porque la ley no es retroactiva.


Propone endurecer las penas lo que aparte de una tomadura de pelo es inocua, pues mediante este arbitrio en los países donde hay hasta pena de muerte no se ha disminuido la comisión de delitos graves. Y el establecer que quienes hayan cometido delitos contra la administración pública queden inhabilitados –de por vida- para el ejercicio de cargo público, es apenas un mea culpa de que ahora en adelante se van a “portar bien” por miedo a los actuales y pasados gobernantes.


De igual forma propone que se prohibirá a los próximos corruptos contratar –de por vida- con el Estado. Parece que el Presidente de la Asamblea tiene tiempo para evitar la corrupción en el futuro y no lo tuvo para no enjuiciar políticamente al vicepresidente Glas. ¿O será que está aplicando el tema ‘toda una vida’ de sanciones para futuros delincuentes y  ‘toda una vida’ de placidez para los que ya han consumado delitos lesivos para el país? ¿O tal vez le sobrará tiempo para traer nuevamente funcionarios ya condenados, a fin de obtener una colaboración eficaz para que la impunidad sea el nuevo derecho de altos funcionarios públicos involucrados en coimas y otros ilícitos?


Otra inconsecuencia alarmante es que mientras el presidente Moreno afirma: “lamento mucho el derramamiento de sangre y la existencia de presos políticos en Venezuela”, el Ecuador respalde a Venezuela en las Naciones Unidas, cuando se presentó y aprobó un informe de violaciones fundamentales a la libertad en ese país, elaborado por el comisionado de la ONU para los Derechos Humanos. Sería entonces bueno que también dialogue el Presidente con sus funcionarios que aplican una política internacional contradictoria a lo que el Presidente mantiene con tan acertado criterio.


[email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]