Un proyecto útil y urgente

OCT, 06, 2017 | 00:05 - Por FABIAN CUEVA

Fabián Cueva Jimenez

Cuando la nación y su gobierno  están invadidos de corrupción es difícil cumplir con los propósitos de lograr la igualdad y desterrar la pobreza. Hasta los países menos corruptos, además de crear oficinas de investigación, códigos penales duros, unidades anticorrupción y proyectos de seria participación han optado por cambios en sus sistemas educativos.

Con escándalos diarios de corrupción y con una ambivalencia de valores y normas, pienso que se requieren esfuerzos sostenidos en las escuelas y por varias generaciones.  Vale recordar la frase de José Mujica sobre la anticorrupción: “Un pueblo educado tiene las mayores opciones en la vida y es muy difícil que lo engañen los corruptos y mentirosos”.

Las escuelas  tienen, por su naturaleza, la misión de formar y educar a quienes en el futuro combatirán a esta pandemia. El Gobierno encargó a un Frente de Transparencia y Lucha contra la Corrupción cumplir con cuatro objetivos: programar estrategias y mecanismos para combatirla, activar y aplicar mecanismos de control e investigación, presentar políticas y normas de transparencia y proponer iniciativas para promover una política de transparencia y  valores.

El último objetivo se debe planificar y desarrollar con recursos e instancias existentes, desde el Viceministerio de Educación y la Dirección Nacional de Educación para la Democracia y el Buen Vivir, con misión, atribuciones y responsabilidades pertinentes.

Se requiere un proyecto educativo propio, nuevo, urgente y útil de valores y ética, con ejes transversales en todos los niveles,  capacitación, cursos, talleres, seminarios, debates, concursos y campañas de difusión articulados con iniciativas de prevención, transparencia y control.  Es hora de  cambios con ideas y personal renovado, activo y creativo. 


[email protected]
 

 

 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]