Tongo no, claridad tampoco

OCT, 16, 2017 | 00:10 - Por MANUEL CASTRO M.

Manuel Castro

Los gobernantes no buscan razones para lo que quieren hacer, buscan excusas. Nuestro Presidente a momentos confunde por su falta de claridad, a tal punto que se habla de ‘tongo’, lo cual no es cierto pues algunos hechos tienen que pasar en “autoridad de cosa juzgada” como dicen los juristas. Tendría que absolverse al Vicepresidente o acusarle de un delito menor; la Corte Constitucional echa al canasto varias de las preguntas propuestas para consulta popular; la Asamblea no deroga la ley de plusvalía ni modificar la de comunicación y no cambiarse otras normas mediante decreto ejecutivo, a fin de que a este régimen no se le vea como continuista.

La falta de claridad es evidente: se designa a una vicepresidenta temporal encargada de dirigir la consulta, quien es partidaria del expresidente Correa, sin embargo tiene que auspiciar la reelección indefinida, el fin de la ley de plusvalía, cesar a los miembros de del Consejo de Participación Ciudadana y que los nuevos consejeros tengan el derecho a cesar a los miembros de los organismos de control, aspectos en los cuales el pensamiento de la vicepresidenta ocasional es opuesto, salvo que haya cambiado de parecer.

En política internacional el pensamiento del Presidente es confuso. Es defensor de la democracia y de los Derechos Humanos, pero tiene de Canciller a una persona que, con todo derecho, auspicia la política de Venezuela, Cuba, Nicaragua, pero es ciega ante las evidentes violaciones de los Derechos Humanos y de la democracia en esos países. Sin especiales razones nombra un Ministro de Defensa cuya ideología socialista no es lo más adecuada para ese portafolio, que permanente ha sido menoscabado por razones ideológicas y casi por antipatía, tanto que por ley está creada una nueva fuerza pública, por el momento sin armas y sin funciones.

La excusa, no la razón, es que el gobierno quiere mantener contentos a los desconcertados miembros de Alianza PAIS o contar con su apoyo. Ello da ocasión a deducciones incómodas o poco éticas sobre nuestro gobernante.


[email protected]
 

 

 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]