Trabajo, propiedad y libertad (I)

ENE, 06, 2018 | 00:15 - Por CARLOS FREILE

Carlos Freile

A raíz de la desproporcionada y confiscatoria subida del impuesto predial impuesta en varias ciudades del país, es preciso volver a reflexionar sobre dos relaciones: en primer lugar, la que se da entre el trabajo y la propiedad y en segundo, entre esta y la libertad. En este artículo abordaré la primera.

En las sociedades premodernas los estamentos dominantes imponían su poder por diferentes razones, pero, en general, ocupaban un lugar preponderante en la pirámide social gracias a su nacimiento; por eso había patricios y plebeyos, nobles y pecheros.  Se consideraba que la desigualdad era natural, como decían los griegos: debe haber “los pocos” y “los muchos”. 

La pertenencia a determinado nivel social se vivía dentro de la familia o del clan. Con la modernidad el lugar que cada uno ocupa en la sociedad, más arriba o más abajo, dependen en gran medida del trabajo, este posibilita la posesión de un nivel y su conservación; por otro lado, el proceso es individual, no familiar, todos conocemos familias con hermanos ascendidos en riqueza y poder junto a otros estancados en su nivel original.

En las sociedades modernas existe la libertad más que el derecho de poseer bienes, de disfrutar de ellos, de asociarse para conseguirlos y conservarlos. Para la adquisición de bienes es indispensable la existencia del mercado; por su medio, cada uno accede a bienes de acuerdo con su capacidad adquisitiva. Las sociedades que experimentaron el fermento del cristianismo desde la Edad Antigua poco a poco vieron crecer la preocupación por los menos favorecidos y trataron de remediar las falencias debidas a las injusticias y a los egoísmos dominantes.

En la actualidad los gobiernos, aun los autollamados democráticos y liberales, se han convertido en los principales enemigos de la libertad de poseer, sus burócratas ven en la propiedad privada un botín al alcance de su rapiña ejercida por medio de los impuestos. Impiden que las clases medias progresen al aRrebatarles el producto de su trabajo para crear nuevos empleos o realizar obras que dejan comisiones.


[email protected]

 


 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]