Continuismo nefasto

ABR, 02, 2018 | 00:10 - Por MANUEL CASTRO M.

Manuel Castro

Correa ha declarado en Buenos Aires: “Pensábamos que si continuaban nuestros equipos iban a mantener la misma dirección de conducción del Estado…” Y han pensado bien, pues el continuismo “ordenado” ha proseguido. Lo demuestra la arremetida de grupos delincuenciales en Esmeraldas, ataques con explosivos, muertes de soldados ecuatorianos, secuestro de periodistas. 

En el fondo el causante es el anterior gobierno, pues con sesgo ideológico prestó el país para que se trate el asunto de la paz entre el gobierno colombiano y el ELN. Los resentidos ahora, y los que atacan, son los que no están de acuerdo con tales conversaciones, y las víctimas resultan las poblaciones fronterizas ecuatorianas.

La política internacional del Ecuador, totalmente continuista, es la otra causante del problema. El Ecuador sigue alineado con Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia, países que tienen indudables simpatías con los movimientos guerrilleros en acción y disidentes. Países que han convertido a las Fuerzas Armadas en elementos de sus gobiernos. 

Se intentó en el Ecuador, descabezando oficiales y fomentando divisiones clasistas, con el resultado de que tenemos unas Fuerzas Armadas sorprendidas, sin inteligencia propia, con el antecedente de la violación de soberanía en Angostura, visitada por turistas en esa época.

El ‘Ahora tenemos Patria’ es burla. Tenemos una Patria atacada en la frontera, humildes pescadores en manos de los piratas o de los contratistas narcos. Causa pena el abandono de los pueblos fronterizos, sin empleo, sin estructuras viales, con temor de los narcos-políticos que indudablemente les ofrecerán ayuda a cambio de su silencio. 

El Gobierno sin embargo no reacciona y mantiene a “los equipos que han mantenido la misma dirección”, como quería Correa. Ahora el señor Carvajal, ministro del actual y del anterior gobierno, nos “asusta” con la posible quiebra del IESS y lo impagable de la deuda externa e interna. Los primeros asustados serán los inversionistas extranjeros. 

Alguien decía que “quien estaba escrito que iba a ser traidor, hipócrita y ratero”, Judas, era el ‘tesorero’ de Jesús.


[email protected]


 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]