Otros asesinatos

ABR, 21, 2018 | 00:10 - Por CARLOS FREILE

Carlos Freile

En la madrugada del 6 de agosto de 1896 cayó asesinado por la soldadesca alfarista Víctor León Vivar. Hombre de cualidades sobresalientes, se dedicó al periodismo. En este ámbito fundó el periódico La Ley, de clara tendencia contraria al gobierno liberal, por eso la imprenta donde se imprimía fue destruida por la fuerza pública, no sin cometer otros desmanes. Vivar había participado en las campañas antiliberales del Centro y del Sur, dando muestras de valor, sacrificio, entrega y capacidad de organización. 

Al morir Pablo Herrera, sabio polígrafo consevador, Vivar pronunció en el cementerio de San Diego una corta oración fúnebre; por esta razón fue apresado, sin orden judicial. Los soldados le llevaron al mismo cementerio y le obligaron a correr escondiéndose entre las tumbas, y lo cazaron como a animal indefenso. Murió con cinco balas en la espalda. El padre Eudoro Maldonado, que se hallaba rezando en el cementerio, le ayudó a bien morir. A este padre, el 12 de agosto, le asesinaron en su casa de un navajazo en la nuca, y luego dijeron que se había suicidado. 

Roberto Andrade, al referirse al asesinato de Vivar, escribió: “Por el momento fue conveniente, porque los fusiles se cayeron de muchas manos y se desvanecieron conspiraciones a punto de estallar”, su compañero de ideología y atentados, Abelardo Moncayo, comentó con todas sus letras: “Principio liberal es la abolición de la pena de muerte, de las torturas y de las demás penas infamantes; pero hay ocasiones en que el respeto a estos principios puede traer la ruina del partido que los observa: si el liberalismo hubiera observado estas teorías o principios, estaría perdido”.

El artesano y periodista Julián San Martín, fundador de ‘El Industrial’, murió de pulmonía el 17 de abril de 1900, a consecuencia de haber recibido cada día dos baños de agua helada en el Panóptico, donde estaba preso por su oposición al gobierno liberal. Desde esta modesta columna rindo homenaje a los periodistas muertos por dar testimonio de la libertad de expresión y del deber de informar, entonces y hoy.


[email protected]


 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]