Noticias   /   País

La Contraloría alista informe final sobre las frecuencias

JUN, 06, 2018 |

Radiodifusor. Fundamedios identifica a Jorge Yunda como la cabeza de un grupo de 12 empresas que concursaron para obtener 46 frecuencias.

Noticias Relacionadas

En la Asamblea hay posturas dividas al respecto. Desde la sociedad civil se pide un nuevo concurso.
 

En unos 15 días o menos se prevé que la Contraloría apruebe el informe definitivo en relación a las irregularidades detectadas en el concurso para la asignación de 1.472 frecuencias de radio y televisión.

Eso, luego de que el lunes pasado venciera el plazo que tenían para presentar la documentación de descargo las partes aludidas en el borrador que fue leído en una audiencia pública el pasado 28 de mayo. Si bien los auditores del organismo de control llevan el tema en reserva, desde las propias autoridades del Ejecutivo se reconoce que hubo una serie de irregularidades en el proceso que dejó en marcha el anterior Gobierno.

“Lastimosamente sí estamos convencidos de que ha habido un proceso totalmente mal manejado, irregular, con varias inconsistencias jurídicas y adicionalmente con actos de corrupción”, manifestó Andrés Michelena, secretario de Comunicación.

Michelena, durante un conversatorio con la prensa, en días pasados, incluso recordó que en su momento uno de los asesores del exvicepresidente, Jorge Glas, fue acusado de haber recibido fondos por la asignación de frecuencias, por lo que el informe de la Contraloría será acatado.
 

Posiciones 
Ayer Danilo Silva, presidente del Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación (Cordicom), manifestó que serán los funcionarios responsables del concurso los que deberán responder, “no las instituciones”.

Además de exfuncionarios del Cordicom, el borrador alude a personal de Arcotel. “Soy partidario de esperar el pronunciamiento de la Contraloría, el informe final, con sus conclusiones y recomendaciones. Estaremos atentos a lo que ese organismo concluya y disponga”, remarcó Silva.

Pero Juan Carlos Solines, vocero del Observatorio de Frecuencias, y César Ricaurte, director de Fundamedios, insistieron en que “lo más adecuado” sería que se vuelva a convocar a un nuevo concurso.

33
empresas relacionadas postularon para 146 frecuencias, según el borrador del informe de Contraloría.
Ricaurte planteó que se otorgue “algún tipo de reconocimiento a quienes concursaron de buena fe y sanciones para quienes se aprovecharon del concurso para tratar de acumular medios de comunicación”.

En una rueda de prensa, ambos se volvieron a ratificar en sus cuestionamientos al asambleísta oficialista Jorge Yunda, a quien identifican como la cabeza de un grupo de 12 empresas que concursaron para 46 frecuencias.

“Hubo una serie de mecanismos para estructurar un conglomerado empresarial con la clara intencionalidad de engañar o confundir al Estado”, dijo Solines, tras señalar que el informe de Contraloría es “la punta del ovillo para seguir investigando”.

Señalaron que en el borrador del organismo de control constan familiares directos del legislador (la madre y la hermana) detrás de esas empresas, y que “su poder mediático se construyó por su relación con el correísmo”.

Yunda, por su parte, aseveró ayer que no volverá a referirse a este tema ante los medios. “Yo ya pronuncié. Si alguna autoridad me solicita alguna información le enviaré, no a una fundación ni a los medios. Ya me cansé”, puntualizó.

El grupo que dirige el empresario mexicano Ángel Remigio González es otro de los aludidos por las Contraloría, pero no ha habido pronunciamientos públicos al respecto. En este caso se trata de 18 empresas que postularon para 19 frecuencias. (RVD)

Visiones distintas en el Legislativo 
°  Al interior de la Asamblea Nacional hay posturas divididas al respecto. Desde la bancada de CREO, la legisladora Lourdes Cuesta manifestó que se debe anular el concurso. “Se debería arrancar de cero”, manifestó Cuesta. Lo mismo opinó Elio Peña, de Pachakutik. Pero Vilma Andrade, de la Izquierda Democrática, manifestó que se debe respetar el debido proceso y sobre el informe final que entregue la Contraloría tomar una decisión.