Noticias   /   País   /   Crónicas

LaMaracx Luz de América, una terrorista del género

AGO, 27, 2018 |

PERSONAJE. Darío Castro estuvo a cargo de la materia de Sonoridad de la Universidad Iberoamericana del Ecuador.

Darío Castro es un activista por los derechos de las personas que transgrede conceptos. 
 

Tal vez en otro mundo lo escribiría con “a”, pero como vive en este mundo lo escribe con “x”. LaMaracx Luz de América descubrió su nombre hace casi un año y lo ha usado como una forma de transgredir, de sembrar una bomba de esas que su alter ego Darío Castro activa a diario.

Tiene 23 años y se presenta como una ‘activista marica’, que no se define como hombre ni como mujer. "Mientras más monstruo sea, mientras más me vean y se pregunten qué soy, mejor para mí", dice al asegurar que el cuerpo con el que nació, es un arma política que transmite un mensaje.

No binario o ‘queer’ (raro en inglés), dirían las teóricas feministas Eve Kosofsky Sedgwick y Judith Butler, quienes empezaron con esta corriente del pensamiento en los 90’.

De 1,70 metros de alto y contextura delgada, Castro se ubica frente a un grupo de estudiantes en el último día de clases de la Universidad Iberoamericana del Ecuador, tal como llegó hace dos meses, con las uñas largas y pintadas de morado intenso.

Lleva una chompa abrigada y un pantalón holgado, por dentro una camisa azul marino. Tiene el cabello corto a los lados y, en el medio, unos cuantos churos.

Como examen para la materia de Sonoridad (desarrollo multimedia) decidió que los jóvenes tuitearan sus trabajos académicos durante una hora con el hashtag #AquiseCrea. Las chicas de séptimo semestre que están en el aula le tratan de profe y él nunca deja de tratarlas de "usted".

A pesar de que aún no recibe su título universitario como Comunicador Social llegó para reemplazar a una profesora en dos materias, pero luego le asignaron cuatro. Las asumió como un reto y con la idea de que el salón de clase también sea un espacio en el que se pueden generar cambios. 

Sus experiencias en el programa ‘Radio Púrpura’, del que fue parte en Radio Pública del Ecuador, y en el Instituto de Investigación en Igualdad de Género y Derechos, de la Universidad Central le han ayudado a abrirse cada vez más caminos.

ESTILO. La Maracx Luz de América camina por las calles de Quito con su propio estilo. Se define como un terrorìsta del género.

Activismo ‘queer’
LaMaracx habla sin miedo y más cuando está sobre un escenario, con los tacones puestos y su silueta esbelta. En los monólogos que presenta y los artículos que escribe para la revista digital La Periódica destacan los casos de profesores que acosan a estudiantes en la Universidad Central del Ecuador, donde estudió, y de mujeres desaparecidas y asesinadas. 

El nombre de LaMaracx Luz de América surgió porque no se identifica con la palabra gay. Prefiere los términos ‘marica’ y ‘maricón’, que por mucho tiempo se han usado para referirse a alguien temeroso, miedoso e incapaz y a las trabajadoras sexuales trans y travestis. 

Escogió Luz de América porque fue el nombre completo de su abuela. “No es un personaje, soy yo misma”, dice y recalca que es una transfeminista que no pide permiso ni perdón.

“Me da miedo de que te maten porque sales vestido así”, le dijo su padre antes de que le dejara de hablar. En la vida diaria, se viste con faldas, pantalones jeans, tacones, zapatillas, a veces usa brasier. 

Atraviesa los pasadizos del conjunto de edificios en el centro sur de Quito, donde vive, con una falda corta, mallas negras, botines negros de tacón y accesorios en los tobillos fabricados ingeniosamente con tuercas y tornillos. Las miradas de la gente se clavan sobre su cuerpo en la calle, en el bus, en el banco…

Perdió la cuenta de las veces que se ha detenido a reclamarle a alguien que le grita frases ofensivas o le silva. Las raíces de su fortaleza están en el origen mismo de su vida y para eso hay que conocer la historia del primero de dos hermanos, quiteño, de padre artista y madre feminista (aunque ella misma no se reconozca como tal).

PERSONALIDAD. Frente al espejo de su casa, La Maracx se peina antes de salir a la calle.

Un chico que transgrede
Darío Castro nació el 11 de enero de 1995. A los 4 años en una peluquería escuchó la voz gruesa de Salomé, la chica que le cortaba el cabello, y su mamá le dijo que hablaba así porque tenía gripe. Cuando volvieron después de 15 días oyó a Kathe y le dijo a su mamá: estoy preocupado. Salomé aún no se cura y Kathe también está enferma. 

La respuesta fue diferente: "Mijito, lo que pasa es que ellas eran hombres y ahora son mujeres". Nunca dijo la palabra trans pero, con el tiempo, él conocería a muchas mujeres como Salomé y Kathe.

EL DATO
La teoría de lo ‘queer’ nació en EE.UU. como una corriente del pensamiento que no se alinea con la dualidad hombre, mujer o lesbiana y gay.
A los 9 años supo que era gay o al menos que el significado de esa palabra era lo más cercano a cómo se sentía. Terminó la escuela sin amigos ni amigas y con un mecanismo de protección que consistía en odiar a los niños que le gustaban. 

El colegio Mejía fue un nuevo comienzo. Sus buenas calificaciones fueron indispensables para ganar espacios como el club de teatro, que creó y con el que ganó el segundo lugar de un concurso en 2012. La placa está en una de las paredes del departamento familiar en el que vive con su mamá, su papá y su hermano. 

Cuando habla de su familia, dice que los últimos años les ha dado golpes duros. Quizá un palazo le hubiera dolido menos a su padre que la noticia de que su hijo es gay y aún menos que verlo vestido de mujer. Su madre ha aceptado mejor sus transiciones y con ella ha compartido pequeñas acciones de protesta que se guardan para las dos. 

LaMaracx se peina viéndose en un espejo. Es el mismo niño que sonríe junto a su papá en la foto familiar, el mismo chico al que un compañero le mostró el pene en la clase por molestarlo y el que se pintó la cara como zombie un lunes en sexto curso; lo que ha cambiado es que ahora el único miedo que tiene es que en el futuro no tenga las mismas fuerzas para seguir peleando por lo que cree.

Lenguaje de género
El tiempo para el examen está a punto de terminar y Castro revisa los tuits de los y las estudiantes, insiste en decirlo así, con lenguaje de género. A veces se refiere a él mismo en femenino, otras en masculino y también usa el neutro. 

EL DATO
A través de la página de Facebook LaMaracx - Luz de América, la activista publica sus actividades.
A pesar de las críticas que reciben quienes insisten en cambiar letras a las palabras, explica que él apoya que el idioma cambie. Reconoce la existencia de la Real Academia de la Lengua Española, pero dice que no hay vuelta atrás, que ellas, ellos y elles no dejarán de hablar así y que respetarán también a quienes no quieran hacerlo. 

“El miedo tiene que cambiar de bando”, dirá cuando salga de clases refiriéndose a que los que acosan, los que violan, los que roban son los que deberían temer. Mientras tanto, califica los exámenes y se despide de sus alumnos. 

Alex Asadobay, uno de los estudiantes, recordará siempre su consejo de estar siempre dos pasos delante de los demás. (PCV)    

Más Noticias De Crónicas

Camilo Tobar, o siete años de fracaso del Estado

Miércoles, 17 de abril de 2019 | | El hombre desapareció el 17 de abril de 2012. Su historia es también la historia de todos los desaparecidos.

De Venezuela a Quito

Viernes, 28 de septiembre de 2018 | | El recorrido de Venezuela a Quito aún no termina. Quedan historias inconclusas, respuestas del Gobierno que no llegan.

La serena cima del ‘Suco’

Jueves, 16 de agosto de 2018 | | El padre José Ribas, entrañable rector del San Gabriel, falleció ayer a los 92 años.

La Circasiana a vuelo de ‘Pájaro’

Miércoles, 05 de septiembre de 2018 | | El palacio abre de lunes a viernes, de 09:00 a 16:00. Entrada libre.

Migración venezolana: De Cúcuta a Quito en carretilla

Lunes, 27 de agosto de 2018 | | Los niños venezolanos llegan con sus padres a Quito en condiciones inimaginables.

La orquesta de los sueños

Lunes, 27 de agosto de 2018 | | Hay una orquesta, en Guaranda, que puso la música en la vida de 67 niños y les ofreció un futuro. No es cualquier orquesta, porque la mayoría de sus músicos viene del campo, donde a veces no alcanza la comida, pero conocieron Europa y han conseguido muchos otros sueños. Les dio otra cosa: una segunda familia. 

Patricia Ochoa, viuda del general Gabela: ‘Sacaron la leona que había en mí’

Lunes, 27 de agosto de 2018 | | La viuda del general Gabela es dos mujeres a la vez. La que sonríe en la intimidad y la que enfrenta al poder por el asesinato de su esposo.

Carmen Pardo: una mujer se enfrenta al Estado

Lunes, 27 de agosto de 2018 | | Carmen Helena Pardo fue acusada injustamente por narcotráfico. Esta es la historia de 25 años de lucha por sus derechos. Una demanda contra el Estado está en proceso.