El cantante ibarreño de voz afamada

SEP, 06, 2018 | - Por Germánico Solis

Germánico Solis

La hacienda Cacho del Hospital, asentada en la Remonta, en los parajes de La Esperanza, siempre abrazó con querencia a  sus hijos; todos con virtudes para agrandar el bendito suelo, unos hábiles en el comercio, en las labores agrícolas, y otros porque que en su sangre agitaron la música y el arte. Décadas atrás, fueron visibles y bienquistas las iniciativas del sacerdote Jaime Vásquez, cumplidor de misas y sermones e incrustado en la población por las iniciativas de formar coros, montar dramas y sainetes que recorrieron Imbabura.

Jaime Vásquez el cura que otrora conformó el diario La Verdad, acostumbraba integrar rondas a cuatro voces con niños de la localidad, y enseñó que el arte distraía y formaba personas humanistas. Añadió entonces a la cultura a su sobrino Gustavo Efraín Vásquez Almeida, niño de cuatro años, obsesionado por el teatro y aplaudido porque vestido de charro atraía a quienes lo veían, el niño cantaba sin acompañamiento musical, es decir a capela

Gustavo Vásquez cuenta como anécdota, que luego de una presentación de danza en Pimampiro, debía cantar, pero ante la imposibilidad de cambiarse de atuendo, vocalizó vestido de indígena una canción de Raphael, el público le hizo repetir tres veces la misma canción que lo hizo a capela.  

En la adolescencia y como otros, asistió al Teatro Popular a mirar la película “Cuando Tú no Estas” que marcó su vida de artista y motivara  aprenderse  todos los temas del cantante de Linares. Sus participaciones en adelante fueron las del canto y el drama. Agrandó su repertorio con las canciones de Leo Dan, Yaco Monty, Sandro, Leonardo Favio y otras voces célebres de la balada del recuerdo. Con  el músico Mario Arboleda dejó en varios escenarios una impronta con la canción La Balada de la Trompeta, tema complicado incluso para las voces universales.

A los catorce años, puso atención a un descuido, el no haber interpretado la música nacional ecuatoriana, empieza a sentirla preponderante, asunto que lo hizo junto a su inseparable amigo: Carlos Terán, con quien formó el  dúo Terán Vásquez; época de pasillos, sanjuanitos y otros clásicos. Los escenarios pasaron del familiar y localista a las peñas y  teatros.

En Quito y terminado el recorrido junto a Carlos Terán, retoma con fuerza la balada romántica. Brillantes páginas de la vida artística de nuestro cantante caranqueño Gustavo Vázquez, las escribe con otro grande de la canción: Marco Castro. Quedan momentos estelares con el grupo Los Cónsules con Javier García, Marco Castro y Santiago Brborich, presentaciones que  alternaron con el conocido Trío Los Indianos.

Gustavo Vásquez se pone a la par de cantantes famosos cuando encarna las canciones del Italiano Salvatore Adamo, llega a un desdoblamiento íntimo, dispersa el ardor por la música, su corazón se rasga cuando entona: En Bandolera, Muy Juntos, La Noche, quizá hipnotiza a los románticos, los mete en su corazón y bien podría decir Gustavo Vásquez: Alza tu Copa y Brindemos por el Adiós, con un Vino Griego en esta Mi Gran Noche, frente a reinas o amigos  en un pueblito cualquiera o en el gran escenario.

COMENTA CON EL AUTOR

www.lahora.com.ec