Para meditar

SEP, 10, 2018 | 00:05 - Por MANUEL CASTRO M.

Manuel Castro M.


Desde la lógica una idea buena produce una acción buena. Si la práctica no produce una acción buena la que falla es la teoría. Al caso viene lo que sucede en Cuba, Venezuela y Nicaragua: fracasos económicos, restricción de libertades, intento de imponer partidos únicos. No solo es culpa de líderes mesiánicos como Maduro, Ortega y los sucesores de Castro, ceguera es no verlo, es el intento de imponer ideas marxistas o socialismos tapados como el denominado del siglo XXI. El engaño populista -que ha arruinado a esos pueblos- ha sido el banderín del enganche proselitista en que han caído esas naciones, y del que creo estamos saliendo en el Ecuador, con ciertas dudas por supuesto.

Viene al caso meditar sobre las ideas de Karl Popper, analizadas y sintetizadas por Mario Vargas Llosa en su última obra ‘La llamada de la tribu’, quien afirma “que sin Hitler y los nazis Popper no hubiera escrito la Sociedad abierta y sus enemigos”. La idea central de Popper es la “sociedad abierta” contrapuesta a las “sociedades cerradas del totalitarismo.” Popper es un defensor de la “cultura de la libertad” uno de cuyos enemigos es el nacionalismo, hoy hipócritamente usado por regímenes totalitarios, al que lo llama “horrible herejía”. En palabras de Vargas Llosa “el regreso a la tribu”.

Popper afirma que el creciente poder de la maquinaria estatal constituye el máximo peligro para la libertad individual, lo que le convierte en el “pensador liberal más atrevido de su tiempo”, además que sistemáticamente despedaza todas las predicciones socialistas de Marx. Que luego la historia le da la razón cuando cayó la Unión Soviética y China se convierte en país con capitalismo de Estado.

Venezuela, Nicaragua, Bolivia, caen en lo que Popper denomina Estado totalitario: colectivista, irracional, caudillista, y antidemocrático. Desde luego se debe ser tolerante, pero hay ideas que no se pueden aceptar pues destruyen a los pueblos. Hay que meditar seriamente sobre cómo ayudar a esos pueblos. Tal vez algo sirva la afirmación del liberal Popper: la verdad se va descubriendo, la provisional dura mientras no es refutada.

[email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]