Todos fuimos Chevron

SEP, 12, 2018 | 00:10 - Por DANIEL MARQUEZ SOAREZ

Daniel Marquez Soares

La historia del caso Chevron es una crónica detallada de un proceso de putrefacción. Ahora que el final ha llegado, es como que todo hubiese quedado manchado. En los últimos capítulos no era posible hacer distinciones morales entre el proceder de los demandantes, de los defensores y del Estado; todos los vicios que se encontraban en una de las partes, era posible encontrarlos en las demás. Todos terminamos volviéndonos legalistas, avezados e inescrupulosos; éramos como Chevron. 

Hay una diferencia importante: la industria petrolera no enarbola altos principios ni nobles virtudes. Chevron y demás han sido y son, de forma digna y abierta, compañías dedicadas a la persecución del lucro. Podrá acusárselos de muchas cosas, pero jamás de inconsecuencia con sus objetivos o traición a sus accionistas mandantes. 

Los demandantes y el Estado, que se presentaban como defensores de la justicia y de los débiles, terminaron, al incurrir en un catálogo de procederes vergonzosos debidamente documentados, traicionando a todo lo que decían y debían representar. La justificación de turno que esgrimen siempre gira alrededor del viejo argumento de que el mundo es así y que no hay otra manera de proceder. Se asumen como abnegados actores de ese mismo sistema injusto y perverso al que afirman combatir. 

Si Ecuador se hubiese llevado esos miles de millones, gobernantes y ciudadanos habríamos extraído una pésima lección. Hubiéramos terminado creyendo que la justicia y la prosperidad se consiguen con la mentira, el ocultamiento, la manipulación, los inversionistas insaciables, el chantaje y demás prácticas que se derivan de encarar al propio pueblo con cinismo y desprecio. Con la derrota, aprenderemos dolorosamente una lección útil: a respetar lo firmado y a no mezclar, por el bien de nuestra propia fe en el país, codicia oportunista con justicia. 

El culpable de todo esto, al final de cuentas, ha sido, al inicio y al fin, ese mismo Estado llamado a defendernos. Es horrible saberse derrotado, humillado y en la indefensión, pero ese es el costo de vivir bajo la égida del aberrante sistema que hemos levantado, tolerado y defendido.  

dmarquez@lahora.com.ec
 

COMENTA CON EL AUTOR

dmarquez@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Hambre en América Latina

00:14 | | El número de personas que pasan hambre en Latinoamérica y el Caribe creció en 2018 por tercer año consecutivo hasta afectar a 42.5 millones, según la ONU.

El tiempo es para la vida

00:12 | | Vivimos un menoscabo de derechos y dignidad, como consecuencia de   reiterados errores de un pueblo, al elegir a falsos redentores que venden engañoso bienestar y cuyos súbditos, los defienden hasta el fanatismo. Untados de teflón, flotan en el océano de la democracia.

El final del verde

00:10 | | El correísmo fue una mafia organizada para robar y enriquecer a su cúpula, encabezada por el “depredador” Correa.

Ajedrez de ratas

00:08 | | La cultura política ecuatoriana requiere renovar algunas categorías antes de las elecciones presidenciales de 2021.

Nueva generación decapitada

00:06 | | Vivimos tiempos en que lo pragmático se ha impuesto a lo trascendente.

Quito SOS, territorio y empleo

00:04 | | “La ciudad dejó el punto de partida de la Plaza Grande; se salió de madre y se ha ido,” dice así el poema Ciudad en vilo de Filoteo Samaniego.

¿Cómo votamos?

00:02 | | Cuando escucho a los analistas que la población ecuatoriana vota por ideología parecería que la referencia es un sueño, porque la realidad demuestra todo lo contrario.