El escudo de Riobamba

OCT, 13, 2018 | 00:10 - Por CARLOS FREILE

Carlos Freile

Ha surgido, otra vez, la peregrina idea de cambiar el escudo de Riobamba, me imagino para combatir el colonialismo español. Sobre esto caben varias reflexiones: para bien o para mal, el pasado no se puede cambiar, aunque lo intenten algunos interesados por razones políticas. No voy a gastar tinta en defensa del régimen hispánico, el cual nos legó una serie de instituciones que permanecen y sirven a la comunidad, entre ellas el Municipio con su alcalde y sus concejales (antes corregidor y regidores). 

Los anticolonialistas deberían recordar las características tremendamente opresoras del Incario, por eso varios pueblos indígenas de nuestro territorio apoyaron a los españoles. También deberían saber que en Chimborazo no se hablaba quichua (señor corrector no cambie) sino puruhá, como todavía lo testimonia la topografía (Molobog, Tulabug, Tutupala, Puculpala, Tzalarún….), el idioma de los incas fue extendido por los misioneros católicos como lingua franca. El quichua es, por tanto, reminiscencia colonial ¿y ejemplo de opresión?

¿Por qué los anticolonialistas aceptaron el inexplicable cambio de Balbaneda por Valvanera? Este sí ejemplo de sumisión a un criterio españolizante contrario a la tradición viva y fecunda de nuestra gente que adaptó el nombre de la ermita a su realidad fonética. El mantener tradiciones fortalece la identidad, con la aceptación de todos los componentes de la propia cultura. El escudo de Riobamba viene del siglo XVII, por lo menos, se basa en el hecho de la muerte de un luterano, como es sabido, quien había cometido un acto sacrílego e insultante para los habitantes de la Villa. 

También aquí ha habido fantasías que le han catalogado, sin base histórica, como defensor de los indios frente a los abusos de hacendados y clérigos; esos inventos también delatan una mentalidad colonizada por las ideologías extrañas no solo a nuestra realidad sino a la verdadera historia y a la auténtica naturaleza humana. Para mi criterio, ha faltado la segunda parte de la propuesta: ¿Cuál habría de ser el nuevo diseño del escudo? 


[email protected]
 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]