Noticias   /   País

Frontera cautiva: tras los rastros de los periodistas ejecutados

OCT, 24, 2018 |

Abandono. A los dos lados de la frontera (Ecuador, a la izquierda, y Colombia, a la derecha), los pobladores son víctimas de estados que han desertado del lugar y ceden territorio al crimen organizado.

20 reporteros de Ecuador y Colombia revelan detalles, negociaciones fallidas, errores de dos Gobiernos y encubrimientos en torno al secuestro y asesinato de Paúl Rivas, Javier Ortega y Efraín Segarra, integrantes del equipo de diario El Comercio. El 28 de marzo, a dos días del plagio, se frustró un plan de rescate...
 

Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra fueron asesinados con disparos en la nuca, a quemarropa, bajo una noche oscura y lluviosa en medio de la selva colombiana.

Ortega, reportero; Rivas, fotógrafo; y Segarra, conductor, trabajadores del diario El Comercio de Ecuador, habían sido secuestrados el 26 de marzo de 2018 por el Frente Oliver Sinisterra, una narco disidencia de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) liderada por el excombatiente Walter Patricio Arizala Vernaza, identificado así en Ecuador, y conocido en Colombia como Luis Alfredo Pai Jiménez. En ambos países tiene el mismo alias: Guacho.

El 25 de marzo, los periodistas llegaron a la ciudad fronteriza de San Lorenzo y se alojaron en un hotel, de donde salieron a las 07:10 del día siguiente. Alrededor de las 09:00 pasaron por el control militar de ingreso a Mataje, en plena zona de frontera. Ahí, dicen las autoridades ecuatorianas, fueron registrados y advertidos del peligro. Llegaron, estacionaron en el sector de Nuevo Mataje y salieron a caminar. La gente del pueblo cuenta que alguien se les acercó, que conversaron y luego siguieron a esta persona. “Ellos le van siguiendo a ese señor”, dijo una fuente bajo pedido de anonimato, “se embarcan en una canoa y los pasan al otro lado. Pero ellos fueron sin presión, y cuando llegan allá y los meten más adentro (les dicen): ‘ahora sí, están detenidos’”.

Ensayo. El carné y la libreta del periodista Javier Ortega son la base de una apelación estética por ‘desenterrar’ la verdad tras el asesinato de los colegas.

‘Ustedes provocaron’
A las 17:00 del 26 de marzo, el mayor de la Policía de Ecuador Alejandro Z., jefe de Gestión Logística del Distrito de Vigilancia San Lorenzo, recibió un mensaje de texto de una persona que se identificó como Guacho. El remitente le escribió “tengo tres personas retenidas, ecuatorianos, dos periodistas de Quito y el chofer” y le exigió una respuesta en 10 minutos, de lo contrario “desaparecerán esos señores”.

Durante el breve chat, el policía -que llevaba cerca de dos meses comunicándose con los disidentes- saludó al secuestrador con familiaridad: “Saludos, Guacho. Buena tarde. ¿Te puedo llamar?”. A lo que este respondió: “Usted sabe, no recibo llamadas” y le lanzó que si no tenía una respuesta “día a día van a tener bajas, como militares y civiles. Ustedes provocaron”. Luego se despidió, con un displicente: “Chaoooo pues”, y le envió por lo menos tres fotografías de los secuestrados. Javier, Paúl y Efraín aparecen con la misma ropa que vestían al salir del hotel.
 

Aquel 28 de marzo…
Seis meses después del secuestro y asesinato de Javier, Paúl y Efraín, los Gobiernos de Ecuador y Colombia no han dado respuestas claras sobre los hechos. El de Ecuador, por su parte, no ha divulgado hasta ahora que el 28 de marzo de 2018, cuando circuló el rumor de que los periodistas serían liberados, se preparó en efecto un operativo de rescate. Este es quizá el hallazgo más relevante de Frontera cautiva.

Esa noche, 48 horas después del secuestro, diario El Tiempo de Bogotá reportó la supuesta liberación como un hecho. El medio atribuía su información a altas fuentes militares de “altísima” credibilidad y verificó los datos en terreno; Yadira Aguagallo, pareja del fotógrafo Paúl Rivas, le contó a esta alianza periodística que tuvo conocimiento de que la información vino del entonces ministro de Defensa colombiano, Luis Carlos Villegas.

En Ecuador, ese día, un fiscal (cuyo nombre se protege por seguridad) esperó a los secuestrados en la Base Naval de San Lorenzo para acompañarlos en helicóptero hasta el aeropuerto de Esmeraldas, donde tomarían un avión a Quito. En una entrevista que el exministro del Interior, César Navas, dio -ya fuera del cargo- confirmó que se había preparado un avión para trasladarlos. Supuestamente, se le avisó al presidente Lenín Moreno, y la Secretaría de Comunicación estaba organizando una rueda de prensa para anunciar el desenlace. Pasaron casi cinco horas, pero los periodistas nunca llegaron.

Hay también un mensaje de texto que habría sido intercambiado por miembros de las Fuerzas Armadas ecuatorianas. En este, al que tuvo acceso este equipo periodístico, se dice que los “tres periodistas retenidos por irregulares (...) estarían siendo liberados a 1K de Mataje y llevados a RTNIM y de ahí Y Mataje - San Lorenzo para disposición final. (...) Mantén linea tengo mi gente adentro. QAP 7/3”.

El 7 de abril, Guacho envió su último mensaje: “Para cuándo me libera a mis muchachos, o mato a los periodistas, y dígale a ese ministro del Interior que le tengo en la mira y mis ataques y bombas van a continuar. Hoy las 3 les mando el video de uno de ellos muerto”. Seis días después, el 13 de abril, el presidente de Ecuador confirmó el asesinato.


17 tiros
El Estado ecuatoriano dice que siempre prefirió una salida negociada, y descartó las operaciones militares para rescatar a Javier, Paúl y Efraín, pero los resultados fallaron. En un momento dado, los tres periodistas fueron conducidos a la vereda Los Cocos, muy cerca del río Mira, frontera natural entre los dos países. 

Según un testigo de la Fiscalía colombiana, en ese momento Efraín Segarra, el mayor de los tres, entendió que su suerte estaba echada, y preguntó a sus captores si los iban a matar. Alias Perú, un gatillero, le habría contestado:
—Sí, porque el Gobierno ecuatoriano no cumplió con el acuerdo.

Pasarían más de dos meses para que equipos forenses y policías rescataran los cuerpos, el 21 de junio. Cuando los encontraron, Javier, Paúl y Efraín ya no tenían las cadenas que los apresaron durante su cautiverio. Diecisiete tiros las volvieron innecesarias.

Nota del Editor
° ’Frontera cautiva: tras los rastros de los periodistas ejecutados’ es una investigación de seis meses realizada por 20 colegas de Ecuador y Colombia. La autoría y responsabilidad sobre los contenidos corresponde a este consorcio de reporteros. Diario La Hora reproduce lo esencial de este trabajo de largo aliento como un aporte contra la impunidad y la desmemoria. Participaron en esta alianza periodística las organizaciones Periodistas sin cadenas, Forbidden stories, Organized Crime and Corruption Reporting Project, Verdad Abierta, la Liga contra el silencio, Fundamedios y la Fundación para la Libertad de Prensa. El material íntegro se podrá leer en www.forbiddenstories.org y en www.lahora.com.ec

Más Noticias De País

Luisa Valverde: Del alcoholismo a la lucha olímpica

Sábado, 30 de enero de 2021 | | Alcohólica entre los 11 y 14 años, la ecuatoriana Luisa Valverde, de 30 años, aspira clasificarse a los Juegos Olímpicos de Tokio en lucha olímpica y dar ejemplo a los más jóvenes para que se aparten d