Contra la ilusión del desarrollo

DIC, 09, 2018 | - Por Giuseppe Cabrera

Giuseppe Cabrera

Eduardo Gudynas, aborda una visión crítica del concepto de desarrollo, diferente a la que se nos había implantado en América Latina en la década de los 90 y comienzos del nuevo milenio, una idea en la que se creía que el desarrollo iba ligado directamente al crecimiento económico, el mayor grado de inversión extranjera y el PIB como único índice legítimo para medir dicho crecimiento; sin tomar en cuenta, los vacíos que dejan índices como el PIB, que no observa la acumulación de riqueza y que por eso un Estado, puede estar aparentemente creciendo, pero su crecimiento es concentrado en las élites económicas, Gudynas, además introduce que dicha idea de desarrollo, fue implantada deliberadamente por las potencias del norte, con la intención de que las sociedades periféricas en este caso específico, América Latina, estuvieran dispuestas a explotar sin escrúpulos las reservas naturales, generar economías dependientes de las decisiones de órganos supranacionales o Estados del norte y que refuerzan un sistema productivo insostenible.

El crecimiento económico perpetuo se vuelve insostenible, pues se ven los límites planetarios, al crecimiento poblacional, la contaminación y la industrialización; desde América Latina, se piensa una respuesta diferente, proponiendo una ‘nueva sociedad’, donde el consumo material y el crecimiento económico debe ser regulado, pues los problemas no eran físicos, sino sociopolíticos y están basados en una desigual distribución del poder.

La teoría del desarrollo sostenible no duraría mucho por la crisis de las materias primas en América Latina en los años 70, que pondrían, al neoliberalismo como única solución viable de crecimiento, la década perdida que generó aun mayor dependencia a través de las cartas de intención del FMI, obligándonos a ceder en soberanía económica y el diseño de políticas públicas. La década perdida traería el socialismo del siglo XXI, con la ilusión del cambio de lógicas de producción y desarrollo, pero terminaría por ser un nuevo proyecto extractivista, sin una visión que incluya a los pueblos indígenas y el respeto por el medio ambiente.

COMENTA CON EL AUTOR

www.lahora.com.ec