Lo fácil fue dañar

FEB, 03, 2019 | 00:02 - Por FABIAN CUEVA

Se ha calificado como un “desastre” a lo sucedido en educación durante el correato, tanto que, explícitamente el Ministro ha resumido las falencias en cinco temas, a tratarse y resolverse en mesas técnicas, para acuerdos nacionales. 


El proceso, dicen, tendrá el aporte de la gente, de ahí, la intención es opinar sobre “la Educación Técnica y empleabilidad”, en una sucinta narración para  demostrar el paulatino deterioro producido en colegios técnicos, tomando como referencia una institución emblemática de Quito y el país, el Central Técnico.


Argumentemos: la CEPAL (2018) menciona que la Educación Técnica fue descuidada y desplazada de las políticas públicas, no hay datos estadísticos sobre su desarrollo, son inexistentes los análisis  sobre la calidad académica y la inclusión laboral de sus egresados, hay ausencia total de indicadores para señalar resultados personales, culturales, sociales y económicos de sus usuarios.


Por eso, seguramente el ministro Luna, para darle sentido social a la educación y la lucha contra la pobreza, inspiró su propuesta de la  “nueva escuela”, tomando a la Educación Técnica  como uno de los ejes.


Panorama difícil, luego de 10 años en que eliminaron el sentido y objetivo de la Educación Técnica; degradaron su estructura académica, científica, técnica y humanista; alteraron cargas horarias; eliminaron un ciclo básico orientador vocacional; restaron horas para la práctica; fraccionaron o eliminaron  materias técnicas fundamentales; no dieron recursos para equipamiento actualizado y  mantenimiento; aumentaron el número de alumnos por profesores faltando a normas internacionales; desmantelaron aulas de informática y dibujo técnico; crearon sin sentido otros bachilleratos; nombraron autoridades sin concurso; quitaron espacios de libertad para el debate y hasta cercaron con alambres las aulas para acallar reclamos.


Sr. Ministro, la situación va resumida, el pedido ya lo hizo públicamente su amigo Gustavo Salgado, visite las instituciones,  al Central Técnico, donde lo fácil fue dañar.


[email protected]
 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]