Culto a las tradiciones tiene nuevo espacio en la educación esmeraldeña

FEB, 06, 2019 |

BAILE. La marimba se mantiene vigente en las unidades educativas.

La aparición de nuevos danzantes, poetas y músicos es digno de ser destacado en los planteles educativos.
 

Redacción ESMERALDAS

Los cantos, bailes y poesías vernáculas tienen un nuevo amanecer en los planteles educativos de Esmeraldas, donde alumnos, maestros y directivos le dan amplio espacio contando con la colaboración de los padres de familia.

La acogida que tienen estas manifestaciones culturales en las escuelas y colegios han estado siempre presentes en el quehacer educativo de esta provincia, dando la oportunidad para que los alumnos expresen sus aptitudes poéticas, musicales y corporales.

Desde mayo de 2018, las unidades educativas recibieron un estímulo con la presentación de la política de Etnoeducación Afroecuatoriana en el Sistema Nacional de Educación, orientada al fortalecimiento de la cultura, a partir de la interiorización y reproducción de los valores y saberes propios del pueblo afroecuatoriano.
 

Efectiva coordinación
La serie de festivales que se desarrollaron en el ciclo lectivo 2018-2019 contaron con la coordinación entre las direcciones distritales de educación y las mesas cantonales de etnoeducación, tanto en el aspecto logístico y legal, en lo que respecta a las autorizaciones para las participaciones de alumnos y maestros.

“Deben estar convencidos que ustedes contarán con todo el apoyo de la Dirección Distrital, por la importancia que tiene el mantener vivas las expresiones culturales de nuestro pueblo”, comentó Cristian Molina Cervantes, director Distrital de Educación de Esmeraldas, a los miembros de la Mesa de Etnoeducación.

Esa colaboración expresada por el actual Director Distrital de Educación “es una continuidad de las políticas mantenidas por los anteriores directivos de la institución”, como Luis Ramírez y María Luisa Hurtado Angulo.
 

Festival para el recuerdo
° Durante el año lectivo 2018-2019, se desarrollaron varios festivales de marimba y expresiones culturales. Entre ellos, sobresalió el efectuado en agosto, con la intervención de las escuelas del norte, centro y sur de la ciudad de Esmeraldas.

La final se realizó en el Recinto Ferial de La Propicia, lugar hasta donde asistieron maestros, padres de familia, estudiantes y público en general. En el primer lugar se ubicó la unidad educativa Manuel Nieto Cadena; el segundo puesto fue para Ramón Bedoya Navia y el tercero para Velasco Ibarra. 

PRODIGIO. Kerli Vargas Congo, en una de sus presentaciones públicas.

Se presentaron en Colombia
° Del 3 al 7 de enero, el Patrimonio Cultural Afroecuatoriano, Tierra Negra, fue invitado al Municipio de Pagüí Payán, Departamento de Nariño, República de Colombia, a la celebración de Jesús Nazareno y al Primer Encuentro Binacional de Patrimonio Cultural. Fue la oportunidad para la presentación de danzas, como el andarele, el torbellino y el chocolate. El grupo esmeraldeño recibió aplausos y ovaciones. Entre los integrantes de la delegación estuvieron Alexandra Meneses Arroyo y Snaider Cabezas Castillo, alumnos del tercer año de bachillerato de la unidad educativa Ramón Bedoya Navia, quienes aprendieron a bailar la marimba en el plantel.

VIAJE. Alexandra Meneses y Snaider Cabezas, destacados bailarines de marimba.

Kerli asombra con su creatividad 
° El cultivo a las tradiciones culturales en los planteles educativos ha dado resultados positivos, por la aparición de niños y jóvenes con excelentes talentos. El caso más llamativo es el de Kerli Vargas Congo, de 4 años, quien se aprendió el extenso poema ‘El tapao’, escrito por el poeta Julio Micolta Cuero. La niña cursa el segundo año de educación básica de la unidad educativa 15 de Marzo.  En los festivales culturales se presenta ante el público y sorprende a todos. Con solvencia, voz clara y movimientos corporales recita el poema que tiene 16 estrofas. “Ella se lo memorizó desde que tenía tres años y medio”, expreso Wendy Mosquera, maestra de la menor.

ACTIVIDAD. Kevin Canchingre Batioja, un cultor de la marimba.

Kevin Canchingre toca la marimba 
° Kevin Canchingre Batioja es alumno del primer año de bachillerato de la unidad educativa Ramón Bedoya Navia, especialidad industrias metálicas. Confiesa que acompañaba a su hermana mayor, Karen Vera Batioja, quien es profesora del grupo Tierra Negra, que dirige Faraón Minota.

“Me dedicaba a mirar la forma cómo tocaban la marimba. Ahora en el plantel, aprovechando que contamos con este instrumento, con gusto me dedico a tocarla. Lo mismo hago en la iglesia la Anunciación del barrio 20 de Noviembre”, adujo el joven estudiante. Ha participado en festivales de la ciudad de Esmeraldas, al igual que en Rioverde, San Lorenzo.