Redes y enredos sociales

MAR, 25, 2019 | 00:02 - Por MANUEL CASTRO M.

Querer impedir las redes sociales es como cuando, en su respectivo tiempo, se quiso impedir la imprenta porque iba a difundir ideas peligrosas, o prohibir la dinamita por razones humanitarias, o la minifalda porque provocaba altos índices de testosterona, o bailar la lambada por las mismas razones. 


Cuando algo le gusta al ser humano, licor, sexo, poder, guerra, las prohibiciones y consejos sobran, además si vienen con nueva y oportuna tecnología, bienvenidas son, pasan de la novelería a convertirse en sistema. Tanto que las malas costumbres tienen más popularidad y difusión que las buenas. Como dice Benavente: “Raras veces el bien es fruto de buenos consejos.”


Lo grave a la fecha, pues vivimos a la velocidad de Fórmula 1, es que el derecho de todos a hablar en las redes sociales conduce a que las palabras de un sabio tengan  el mismo valor y verosimilitud que las de un racista, terrorista, mentirosos o calumniador. Igual se acepta lo escrito por un bromista que por un experto, un castrista  que un demócrata. Para algunos por la información que dan ponen al mismo nivel a Bolívar y Maduro, De Gaulle y Petain, por franceses, o San Francisco de Asís que Mussolini, por italianos, o Shakespeare que el poeta Clavijo.


Desde luego que sería necio e inútil establecer la censura a lo que se dice en las redes sociales. Eso está bien para los Putin, Erdogan, etc., o de una vez impedir el internet como en Cuba. Pero lo que se debe es regular la revolución digital para que no se desborden ideas negativas, que afectan a la condición humana (procacidades, racismo, fanatismo religioso, terrorismo). 


Ciertas ideas si son expresadas con altura, así no convengamos con ellas, se las debe oír, pero no a pretexto de la libertad de expresión dejar de condenarlas. Tal regulación corresponde a las fuentes: Facebook, Twitter. El resto corresponde a los padres y maestros, vigilar y educar en valores,  con sutileza  y conocimiento, pues como dice Moliere “Oponerse directamente a las opiniones es el medio de echarlo todo a perder”.


No olvidemos que ni el poder absoluto ni la charlatanería duran para siempre.


manuelcastromurillo@hotmail.com
 

COMENTA CON EL AUTOR

macastro@uio.bce.fin.ec

Más Noticias De Opinión

Así es la historia y así el personaje

00:15 | | Velasco Ibarra fue cinco veces presidente de Ecuador y en varias ocasiones debió salir al exilio. Sus enemigos y sus seguidores siempre supieron dónde estaba, dónde vivía y qué hacía.

Interacción colectiva

00:10 | | Hay personas que dicen: “No importa lo que otros piensen de mí”. Lo dicen en voz alta para que los escuchen y se enteren que “yo soy así”.

Cédula ecuatoriana

00:05 | | Mi amiga Gladys no cabe en sí de júbilo, venezolana que ama al Ecuador, que ha venido infinidad de veces a visitarme, sola o con el marido y a quienes yo he visitado también en muchas oportunidades, tiene al fin su cédula ecuatoriana.