Secciones   /   Cultura

Ricardo Sumalavia presentará ‘Enciclopedia mínima’

ABR, 04, 2019 |

PERSONAJE. Sumalavia es actualmente director adjunto del Centro de Estudios Orientales de la Universidad Católica de Lima. (Foto: puntoedu.pucp.edu.p)

El escritor peruano se aficionó a la literatura por su padre. Mañana presentará ‘Enciclopedia mínima’. 
 

“No sé si es la Musa o inspiración lo que me impulsa a escribir. Creo que es una necesidad vital”, dice Ricardo Sumalavia, escritor y catedrático peruano. A temprana edad, su primer acercamiento a la literatura pareció salido de un cuento fantástico.

Su hermana mayor trabajaba en una biblioteca y llevaba libros a casa para que su padre los leyera, que luego eran devueltos. El padre le contaba a Sumalavia las historias de libros que ya no estaban ahí y que él nunca llegó a leer, lo que lo llevó a afirmar que había crecido con una biblioteca fantasma.  

A los 15 años, su hondo interés por la lectura devino en sus primeros experimentos literarios: “Un gran poeta peruano, Martín Adán, había muerto aquel año y me enteré de que, a los 16, él había escrito una novela maravillosa, ‘La casa de cartón’. Para mí fue un bombazo. Me lancé a escribir poemas y cuentos”, dice Sumalavia, quien halló en las anécdotas de infancia de su padre su primera fuente de ficciones.   

Años más tarde, cuando fue profesor invitado en la Universidad de Dankook, en Corea del Sur, la escritura de Sumalavia se nutrió de la literatura oriental, sobre todo, de la poesía japonesa en su forma más breve: el ‘haiku’, que en tan solo tres versos logra contener el universo.

CUENTO. ‘Enciclopedia mínima’ tuvo su primera edición en 2004 y fue reeditada por Cactus Pink.

La micro-ficción
Lejos de la abundancia barroca de la prosa Latinoamericana más popular, Sumalavia opta por la abstracción y parquedad de los orientales en su narrativa corta. 

En su ‘Enciclopedia mínima’, publicada por primera vez en 2004 y reeditada por la editorial ecuatoriana Cactus Pink, escenas fugaces condensan deseos, temores y desaciertos de personajes sacados del recuerdo, de diversas geografías e, incluso, de la literatura misma. 

EL DATO
La entrada a los eventos es libre. 
Sumalavia es capaz de encerrar el horror, la crueldad o el erotismo en media página. En la expresión de una niña mirándose al espejo o en las palabras que salen de la boca de un policía. 

“El lenguaje es imperfecto –dice-. Eso me permite explorar sus limitaciones y, desde ellas, expresar algo que normalmente es inaprensible. Si lo llevo al extremo, desde la mini-ficción, esas pocas palabras buscan expresar muchísimo”.

El autor reconoce el carácter híbrido de sus micro-cuentos, que transgreden el género y se acercan a la poesía. En la nueva edición de ‘Enciclopedia mínima’, agregó su pentágono ‘Consignas homéricas para la brevedad’, donde la cuarta recomendación señala: “Imagínate que eres Homero y que un dios te ha dado la opción de recuperar tu vista por tres segundos. Observa y escribe”. 
 

De paso por Quito
Con motivo de la presentación de ‘Enciclopedia mínima’, Sumalavia dialogará con los escritores ecuatorianos Leonardo Valencia y Sandra Araya mañana, a las 19:00 en el Centro Cultural Benjamín Carrión.

Asimismo, el sábado el autor dará una charla sobre micro-ficción en la librería Tres Gatos, a las 16:00.
 

Esta es la primera publicación de Cactus Pink de un autor extranjero. “Esta edición tiene unas variantes que me gustan mucho”, dice Sumalavia. Los temas que atraviesa su narrativa más reciente aparecen en ‘Enciclopedia mínima’, sobre todo, los motivos del viaje y la familia.  

‘Historia de un brazo’, su última novela, acaba de publicarse bajo el sello de Seix Barral.  “Una novela breve con mucha carga erótica, en la que exploro la memoria de un hijo y su padre”, dice Sumalavia, y agrega: 

“Si leen ‘Enciclopedia mínima’, seguro conectarán muy bien con esta novela. En realidad, conectarán con toda mi vida. Ya lo sabemos: la literatura es un aleph”. (AA)

FRASE

La micro-ficción se aprovecha tanto de la poesía como de la narrativa. Este género vive su carácter híbrido.”  Ricardo Sumalavia, Escritor