Secciones   /   Farándula

‘Shazam’, entre ‘Quiero ser grande’ y ‘Superman’

ABR, 08, 2019 |

QUÍMICA. Freddie Freeman (Jack Dylan Grazer) y Billy Batson/Shazam (Zachary Levi) prueban las bondades de los superpoderes.

DAVID ALMEIDA GARCÍA

En 1978 Richard Donner dirigió la exitosa película ‘Superman’, que contaba con Christopher Reeves como protagonista y que inauguró el género de superhéroes en el cine. En 1988, la recientemente fallecida Penny Marshall, estrenó ‘Quiero ser grande’, para muchos, la mejor película de Tom Hanks, en la que un niño se convierte, por un extraño arte de magia, en un adulto de 30 años. 

El pasado viernes, David F. Sandberg estrenó ‘Shazam’, película que rinde homenaje a los dos títulos mencionados de una manera sincera, sin nada de pretensiones y con un resultado encantador. 

Es que ‘Shazam’ reúne lo mejor de ‘Superman’ y ‘Quiero ser grande’ con un producto que tiene comedia, drama y efectos visuales muy buenos a pesar de un discreto presupuesto. 

La película de DC y Warner Bros., además, representa un acierto, pues la crítica especializada la ha bendecido con buenas apreciaciones, aunque, si vemos en números, no ha sido tan beneficiosa en lo económico, pues en su primer fin de semana en cartelera en Estados Unidos ha conseguido apenas 53,5 millones de dólares, según cifras de Box Office. 

Una cifra baja en comparación a lo que ha conseguido la gran rival de DC, Marvel, con títulos como ‘Capitana Marvel’ (374 millones en EE.UU. en cinco semanas) y lo que se vendrá este 26 de abril, cuando llegue a las salas de cine ‘Avengers: Endgame’, que en seis horas acabó con la preventa de boletos para su estreno en todo el mundo.

AMISTAD. Billy Batson (Asher Angel) y Freddie se consolidan como amigos.

Magia y superpoderes 
Cuando Billy Batson (Asher Angel), un niño de 14 años que ha crecido en las calles, grita la palabra 'Shazam' se convierte en el superhéroe adulto Shazam (Zachary Levi), por cortesía de un antiguo mago. 

80
millones de dólares ha sido el presupuesto de ‘Shazam’. 
Dentro de un cuerpo musculoso y divino, Shazam esconde un corazón de niño. Pero lo mejor es que en esta versión de adulto consigue realizar todo lo que le gustaría hacer a cualquier adolescente con superpoderes y cuenta con un cómplice, un niño de su misma edad (Jack Dylan Grazer).

Ambos disfrutan de los nuevos poderes e incluso consiguen dinero, pero aparece un enemigo muy poderoso llamado Dr. Thaddeus Sivana (Mark Strong).

Esta premisa de “¿qué haría un adolescente si se convierte en superhéroe?” es simple, pero la manera cómo está narrada es maravillosa. Combina hilarantes situaciones con algo de intriga y momentos dramáticos. Pasa de las risas al llanto y el espectador lo acoge de manera sincera. Escuchar las risas y los suspiros en las salas de cine es prueba de eso.  

EL DATO
El guion de la película está basado en la serie de cómics de Henry Gayden (uno de los guionistas) y Darren Lemke.
Por otra parte, DC y Warner reviven en la gran pantalla a un superhéroe que en su momento ganó en ventas a Superman en la ‘Edad de Oro’ del cómic allá, por los años 1940, cuando no era ‘Shazam’ sino ‘Capitán Marvel’.

El auténtico Capitán Marvel, creado por Bill Parker en 1939 para Whizz Comics, hizo de las suyas hasta que los dueños de Superman lo llevaron a los tribunales por ser, supuestamente, una copia del ‘criptoniano’. 

Después DC se hizo con los derechos de Shazam, pero, en los años 60, Marvel sacó el Capitán Mar-vell y que luego fue Capitán Marvell y, finalmente, Capitana Marvel. Pero esa es otra historia.  

Volviendo a la película, pues resulta muy buena en muchos sentidos, además de los que ya dijimos, también porque cuenta con buenos personajes, buena química entre los actores y un guion muy acertado que estuvo a cargo de Henry Gayden, C.C. Beck y Bill Parker.