Noticias   /   País

Ola Bini es detenido para investigación

ABR, 13, 2019 | 09:54

SITUACIÓN. Supuestos abogados de Ola Bini en las afueras de la Unidad de Flagrancias, en Quito.

Noticias Relacionadas

El ciudadano sueco Ola Bini, un desarrollador de software libre de 36 años, quien reside en Ecuador desde 2013, permaneció retenido ayer en la Unidad de Flagrancia. Según el Gobierno, tendría vinculaciones con Julian Assange y Wikileaks. 

La Policía lo detuvo con fines investigativos, el jueves, en el aeropuerto internacional de Quito, antes de abordar un vuelo a Japón. Hasta el cierre de esta edición, aunque no se conoció la hora exacta, se habló de entre las 14:00 y las 15:00, sin confirmación. 

EL DATO
Según un comunicado de Fiscalía, la madrugada de ayer la institución solicitó la orden de detención con fines investigativos. 
La Fiscalía General del Estado formuló cargos en contra del  ciudadano sueco, de 36 años, Ola Bini​, por su presunta participación en el delito de ataque a la integridad de sistemas informáticos. Al finalizar la diligencia, el juez de la Unidad de Flagrancia, Rodolfo Navarrete, dispuso prisión preventiva al procesado y la inmovilización de sus cuentas bancarias.

La retención de Bini fue anunciada por la ministra del Interior, María Paula Romo, durante una rueda de prensa el jueves, en la que también se comunicó el fin del asilo político de Julian Assange. Según Romo, dos ‘hackers’ rusos estaban en Ecuador y estarían involucrados con Assange y Wikileaks. Por eso, durante la detención de Bini, la Policía buscaba a un ruso. 

Elementos
Bini es el director técnico de la organización Centro de Autonomía Digital, que desarrolla herramientas para mejorar la privacidad, seguridad y anonimato digital. La Policía allanó su casa, en el norte de Quito, a las 23:00 del jueves, e incautó computadoras, teléfonos celulares, dispositivos de almacenamiento, libros relacionados con ‘hackeo’ electrónico, dinero, entre otros, según un comunicado de Fiscalía. 

22
veces estuvo Bini en la embajada de Ecuador en Londres, según el Ministerio del Interior.  
Estos elementos fueron trasladados para realizar pericias informáticas, después de una autorización judicial que facultó la extracción de la información de los objetos incautados. 

Ayer por la mañana, Bini fue visitado por el cónsul sueco, Oli Ernberg, quien señaló que su presencia en la Unidad de Flagrancia era para revisar que no existiera vulneración de derechos. Al salir de la visita señaló que Bini estaba triste y confundido. A la par, un grupo de abogados acudió para definir si tomaría su defensa. 

Hasta el cierre de esta edición, no había claridad sobre quién sería su abogado. Mientras, organizaciones como la Fundación Electronic Frontier y la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones denunciaron irregularidades en la detención. (AGO)