La entrega de Assange

ABR, 14, 2019 | 07:28 - Por Giuseppe Cabrera

Giuseppe Cabrera
 

El asilo político concedido a Assange fue todo, menos asilo y político; no era asilo porque luego de habérsele concedido la nacionalidad ecuatoriana, la figura del asilo se anuló, porque los asilos siempre son a extranjeros, es un absurdo conceder un asilo a un nacional.

Tampoco era político, porque la figura se configuró, precisamente para quienes eran perseguidos por delitos políticos, o sea delitos que tienen un móvil que es en última instancia una forma de expresar una posición política, aquí bien entran el terrorismo o el sabotaje, que son figuras polémicas que no todas las legislaciones del mundo reconocen y que pueden ser tergiversadas por un gobierno despótico; a Assange le requería la justicia sueca, por un delito común, específicamente varios delitos sexuales. Así que, de los mayores errores históricos que ha tenido la diplomacia ecuatoriana fue la concesión de ese asilo a Assange en primera instancia.

Esta figura es abierta, depende del reconocimiento unilateral de los Estados, así que de la misma forma en que Ecuador se lo concedió, se lo podía también retirar, más aún con la violación al asilo que hizo Assange, al interferir en la política nacional del Estado asilante, con lo que le falta el respeto no al presidente Moreno, sino a la sociedad ecuatoriana en su conjunto. El principio de no devolución se aplica a la figura del refugio, Assange estaba en condición de asilado, nadie puede demandar a un Estado que se le conceda el derecho de asilo, porque tal derecho es el del Estado asilante, no existe tal tribunal en el que se pueda coaccionar a los Estados a recibir asilados.

La nulidad que se aduce existe en la concesión de la nacionalidad de Assange, debió ser declarada por un juez, por lo que, una vez más estamos en el país de Miguelito y se han tirado la institucionalidad nuevamente.

Assange es un programador y un hacker, lo ha dicho él en repetidas ocasiones, hablar de periodismo y libertad de expresión es un poco truncado, el robo de información de dispositivos personales es un delito. Quien debe precautelar la vida de Assange es Reino Unido y no extraditarlo a EE.UU., sino a Suecia para que responda por los cargos de violación.

COMENTA CON EL AUTOR

www.lahora.com.ec