No a las armas de fuego y de rabia

ABR, 16, 2019 | 00:15 - Por La Hora Diario

Los ánimos caldeados, tanto del Gobierno como de la oposición, están inundando las redes sociales e instalándose con fuerza en ciertos sectores de la opinión pública, no dados al debate civilizado. Si no es con respeto y sensatez, poco interesan los debates y mucho menos los debatientes. No se trata de enunciar problemas, sino de intentar resolverlos. Es lo más dignamente humano.

No es necesario acudir a las invectivas. Las ofensas nunca resuelven nada, solo enconan dolores y rencores. Hoy es por el caso de Julian Assange  pero, y antes, ¿qué o quién las motivó? Los fines nunca justifican los medios. Si el fin es generoso, el medio debe ser igualmente generoso. Pensar distinto no nos hace ni mejores ni peores y, mucho menos, enemigos; solo eso, personas con ideas diferentes.

 La ofensa es el argumento del que no tiene argumentos. No se trata de descalificar personas, sino de abordar problemas para ayudar a pensarlos y, gradualmente, buscarles soluciones. Es un reflejo de la complejidad y versatilidad de la vida. La verdad es una creación compartida, una conclusión que construimos entre muchos y nadie es dueño absoluto de ella. 

Debemos aprender a respetar, a compartir y a dialogar. Los debates de asuntos inteligentes presuponen una inteligencia y una sensibilidad equivalentes, lo cual no implica una misma postura. Cada mirada solo suple una parte de la razón y, con otras más, se va reuniendo lo que puede ser una verdad. Digamos definitivamente adiós a las armas, a las de fuego y a las de rabia.


Un necio encuentra siempre otro necio aún mayor que le admira”. Nicolas Boileau Poeta y crítico literario francés (1636-1711)

Todo necio confunde valor y precio”. Antonio Machado Poeta y prosista español (1875-1939)
 

COMENTA CON EL AUTOR

info@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Hambre en América Latina

00:14 | | El número de personas que pasan hambre en Latinoamérica y el Caribe creció en 2018 por tercer año consecutivo hasta afectar a 42.5 millones, según la ONU.

El tiempo es para la vida

00:12 | | Vivimos un menoscabo de derechos y dignidad, como consecuencia de   reiterados errores de un pueblo, al elegir a falsos redentores que venden engañoso bienestar y cuyos súbditos, los defienden hasta el fanatismo. Untados de teflón, flotan en el océano de la democracia.

El final del verde

00:10 | | El correísmo fue una mafia organizada para robar y enriquecer a su cúpula, encabezada por el “depredador” Correa.

Ajedrez de ratas

00:08 | | La cultura política ecuatoriana requiere renovar algunas categorías antes de las elecciones presidenciales de 2021.

Nueva generación decapitada

00:06 | | Vivimos tiempos en que lo pragmático se ha impuesto a lo trascendente.

Quito SOS, territorio y empleo

00:04 | | “La ciudad dejó el punto de partida de la Plaza Grande; se salió de madre y se ha ido,” dice así el poema Ciudad en vilo de Filoteo Samaniego.

¿Cómo votamos?

00:02 | | Cuando escucho a los analistas que la población ecuatoriana vota por ideología parecería que la referencia es un sueño, porque la realidad demuestra todo lo contrario.