Tres años después…

ABR, 20, 2019 | 00:05 - Por ROQUE RIVAS ZAMBRANO

Roque Rivas Zambrano

El martes 16 de abril de 2019, un recuerdo escalofriante interrumpió el desayuno. La mesa, repleta de familiares que habían venido de Chone a visitarnos, quedó en completo silencio, luego de que el ‘compa Alexis’ reparara en la fecha y dijera: “Hace tres años que ocurrió el terremoto”.

Bastó con que pronunciara aquella frase para que las imágenes pasaran en hilera. Todo cambió para los ecuatorianos en el momento en que el reloj marcó las 18:58 y el sismo de 7. 8, en la escala de Ritcher, destruyó el norte de Manabí. Lo que vino después fue devastación, pueblos enteros convertidos en escombros, cadáveres apilados y el olor a muerte mezclándose con el de la brisa marina. 

Tres años más tarde no se han borrado las cicatrices. Son palpables al caminar por el malecón de Bahía de Caráquez, al mirar las fotos de los seres queridos que ya no están o en las paredes tumbadas que no volvieron a ser levantadas. Pese a estos resquicios de memoria, al hacer un balance, los manabitas han demostrado tener un temple de acero para reconstruir sus vidas y sus viviendas. 

Al cumplirse un aniversario más de este desastre, los medios realizaron rutas para constatar el estado de los espacios afectados. Aunque se habla de inversiones millonarias en obras públicas y de programas de reactivación productiva. Hay denuncias que evidencian la existencia de personas que continúan sobreviviendo en carpas improvisadas, sin acceso a servicios básicos, con temor a hablar por la presunción de perder lo poco que tienen. Para el ‘compa Alexis’ es esencial rememorar lo que el sismo se llevó, por doloroso que sea. 

El Gobierno actual, ¿considera una necesidad poner atención, tres años después, a las provincias más golpeadas por el terremoto y más olvidadas por las autoridades de turno? 


salvataje@yahoo.com


 

COMENTA CON EL AUTOR

salvataje@yahoo.com

Más Noticias De Opinión

¿Es enriquecedora esa ‘cultura’?

00:15 | | Algo no va por buen camino. En casi ningún espacio público, incluidos medios de transporte, escuelas, clínicas y hospitales, restaurantes, centros de trabajo, plazas y parques deja de estar un celular en manos de personas de todas las edades, en particular de niños y adolescentes.

Adaptarse o morir

00:10 | | Como catedrático de periodismo enfrento una realidad que estremece: la falta de curiosidad que demuestran mis estudiantes y colegas.

Renovar la educación

00:05 | | Por tercera semana consecutiva toco en esta columna el tema de la educación, insisto en un aspecto de su renovación, el cual, aunque parezca paradójico, estriba en el rescate de aspectos constitutivos de nuestra tradición nacional.