Ecos de excelencia

ABR, 25, 2019 | 00:05 - Por ROSALIA ARTEAGA

Rosalía Arteaga Serrano

Me alegra escribir sobre temas positivos, aquellos que engrandecen el espíritu de todos y lo colman de satisfacción. Uno de ellos es la premiación que, desde hace 11 años, realiza la Fundación para la Integración y Desarrollo de América Latina (Fidal), para reconocer y estimular el trabajo que hacen los docentes ecuatorianos e iberoamericanos.

Consciente del papel que ellos cumplen en la sociedad, la premiación de Fidal constituye un emotivo  espacio para la reflexión y también para valorar el trabajo tesonero y diario de innumerables maestros de las diferentes latitudes, en su afán por impartir conocimientos, por perfilar actitudes y hábitos que transformen el entorno de los educandos para el bien de sus respectivas sociedades.

En esta edición, un profesor cuencano y una profesora mexicana del Estado de  Chiapas, obtuvieron los preciados galardones, y lo hicieron en medio del entusiasmo y de un desborde de emociones de todos. 

Cada uno de los participantes está consciente  de que, si bien son necesarios los implementos de la modernidad y unos espacios adecuados para la labor de la docencia, mucho más importantes son la pasión que ponen los maestros, su superación constante, su perseverancia, su entrega, su capacidad de dación y su creatividad.

La fiesta de la educación se instala en Ecuador de la mano de la Fundación, concomitantemente con la celebración del Día del Maestro, que en abril se hace presente para premiar a la más importante de las profesiones, aquella que tiene como materia prima los cerebros y el civismo de los niños y de los jóvenes. 

Una profesión cuyos miembros  siempre aspiran  a días mejores para su labor y para para todas la comunidades donde se desempeñan con abnegación.


rosaliaa@uio.telconet.net


 

COMENTA CON EL AUTOR

rosaliaa@uio.telconet.net

Más Noticias De Opinión

Hambre en América Latina

00:14 | | El número de personas que pasan hambre en Latinoamérica y el Caribe creció en 2018 por tercer año consecutivo hasta afectar a 42.5 millones, según la ONU.

El tiempo es para la vida

00:12 | | Vivimos un menoscabo de derechos y dignidad, como consecuencia de   reiterados errores de un pueblo, al elegir a falsos redentores que venden engañoso bienestar y cuyos súbditos, los defienden hasta el fanatismo. Untados de teflón, flotan en el océano de la democracia.

El final del verde

00:10 | | El correísmo fue una mafia organizada para robar y enriquecer a su cúpula, encabezada por el “depredador” Correa.

Ajedrez de ratas

00:08 | | La cultura política ecuatoriana requiere renovar algunas categorías antes de las elecciones presidenciales de 2021.

Nueva generación decapitada

00:06 | | Vivimos tiempos en que lo pragmático se ha impuesto a lo trascendente.

Quito SOS, territorio y empleo

00:04 | | “La ciudad dejó el punto de partida de la Plaza Grande; se salió de madre y se ha ido,” dice así el poema Ciudad en vilo de Filoteo Samaniego.

¿Cómo votamos?

00:02 | | Cuando escucho a los analistas que la población ecuatoriana vota por ideología parecería que la referencia es un sueño, porque la realidad demuestra todo lo contrario.