Dos sí logran el equilibrio

MAY, 15, 2019 | 00:10 - Por MANUEL GARCA VERDECIA

Manuel García Verdecia

Nada hace tanto daño a una sociedad como una estructura administrativa piramidal. Una punta que determina todo y una base que, en la medida que desciende determina menos y tiene sobre sus hombros el mayor peso no solo del hacer sino de soportar los dislates que arriba se deciden. 

Es que en un momento donde las sociedades se vuelven más numerosas, más complejas, más diversas en cuanto a intereses y aspiraciones, es muy difícil que un solo vértice alcance a pensarlo y determinarlo todo práctica y eficazmente. Porque además no hay métodos de fiscalización y retroalimentación donde muchos puedan tomar parte activa y decisivamente. 

En realidad nadie le pide cuentas a la punta, es casi imposible, por el mismo entramado social donde, en los “canales correspondientes” se pierde el impulso y el meollo de lo solicitado, además de irse desvirtuando de escalón en escalón. De modo que al final ya lo señalado no se parece a lo inicialmente planteado. 

Sin embargo, la cúspide pide cuentas a todo el mundo. Esto ayuda al desenfreno y la corrupción. Además tal estructura va royendo la iniciativa individual para hacer y mejorar situaciones. La política es como el aparato que los niños llaman “cachumbambé”, también llamado subibaja o balancín, esa tabla donde dos niños se suben a cada extremo y se balancean. Uno solo no puede hacerlo. Dos sí logran el equilibrio. Un único foco de dirección no facilita las cosas, pues no tiene el contrapeso de otra opinión y otro ojo vigilante. 

Si una sociedad quiere salvarse debe abrirse a todos sus miembros y permitir la multipolaridad de pensamiento y acción. Marx hablaba de una sociedad de productores libremente asociados, donde todos tuvieran posibilidad de intervención y decisión sobre los asuntos que les interesan para su vida pues nadie tiene derecho a planear estos, sino nosotros mismos.


Manuel.odiseo@gmail.com

COMENTA CON EL AUTOR

manuel.odiseo@gmail.com

Más Noticias De Opinión

Un Estado fallido

00:40 | | El régimen de Nicolás Maduro tiene, finalmente, de qué vanagloriarse: ha  logrado convertir a Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo del mundo, en una nación sin gasolina donde la población puede pasar días en cola para adquirir el combustible.

El doctor Julio César y la vejez

00:35 | | Se ha vuelto un oxímoron hablar en el Ecuador de políticos honestos. “Yo quisiera que ella llegue a mi edad. No pueden decirme que soy viejo y ladrón”.

Un sitio en la historia

00:30 | | Cinco años de ausencia, silencio e injusticia. Un paro cardíaco puso fin a más de medio siglo de diplomacia de Diego Cordovez Zegers, quiteño nacido en 1935, de gran reputación, influencia y credibilidad a nivel nacional y mundial.

Lenín, ¿eres tú?

00:25 | | Dos años de gobierno y para mí solo hay una cosa clara: Lenín es un maestro de la política. Cuando fue vicepresidente de Rafael Correa, era una figura bonachona, dedicado a las causas sociales y poco embarrado en la política diaria.

La resta es mayor que la suma

00:20 | | Nunca consideré que Cristina Kirchner fuera una mala candidata, ni dije que es la figura opositora que más le conviene a Mauricio Macri. Siempre afirmé lo contrario.

Verdades a medias

00:15 | | El reino de la mentira es una matriz que direccionan los políticos con sus decisiones y omisiones; la reproducen al camuflar hechos y tapar nombres cuando la corrupción campea.

Yunda: defensa y aliados

00:10 | | La historia luminosa de Quito no tiene por qué detenerse en el oscuro reduccionismo con el que el articulista Juan José Illingworth culpa a Quito y victimiza a su ciudad para precautelar todo flujo económico direccionado a su molino.

Leer a Marx no daña a nadie

00:05 | | Carlos Marx no puso bombas, no hizo fusilar a nadie, no mandó a nadie a campos de concentración ni los obligó a expatriarse, tampoco propuso la estatalización burocrática y policial de la sociedad.

COLUMNISTAS